Leonor Prieto, Directora Científica de Laboratorios La Roche-Posay, farmacéutica con más de 17 años de experiencia en el mundo de la ciencia y la cosmética, nos descubre los secretos de la correcta fotoprotección.

1.- Según los expertos, tomar el sol en pequeñas dosis tiene un efecto beneficioso en la producción de vitamina D de nuestro organismo, ¿qué opina al respecto?

Aquí hay muchas controversiasHay artículos que relacionan la falta de vitamina D, necesaria para fijar el calcio en los huesos, con la falta de exposición solar, ya que se han hecho estudios en los que se observa que la población europea es deficitaria en esta vitamina. En mi opinión, se trata fundamentalmente de un problema de dieta y alimentación, ya que cada vez consumimos menos productos ricos en esta vitamina, hacemos comidas rápidas, y olvidamos las dietas equilibradas. Según los expertos, unos 10 minutos al día de exposición al sol en 10 cm2 de piel, en verano, serían suficientes para sintetizar la cantidad necesaria de vitamina D.

2.- Los dermatólogos recomiendan protección todo el año ¿debemos usar los mismos fotoprotectores aunque el sol sea muy distinto en verano que en invierno?

Existen diferentes alternativas: en invierno, los productos de uso diario con protección suelen ser cremas de tratamiento (hidratantes, antiedad … ), que además evitan los efectos de la radiación lumínica habitual, que es acumulativa y produce fotoenvejecimiento, entre otros daños. Sus texturas se absorben perfectamente, no dejan restos grasos y se aplican una vez al día. Sin embargo, en los meses de verano, hay radiaciones solares que son más intensas, como las ultravioleta B y las infrarrojas. Además, practicamos más actividades al aire libre y nos exponemos mucho más tiempo al sol. Los activos fundamentales de los fotoprotectores para el este período son los filtros solares. Están formulados con factores de protección adaptados a nuestro color de piel, nuestra actividad al sol y el tipo de exposición. Se adaptan a las actividades más comunes: son resistentes al agua, al sudor, a las fricciones. Se deben aplicar en capa gruesa y reaplicar al menos cada 2 horas, en exposiciones prolongadas.

3.- ¿Qué tipos de filtros solares existen actualmente en el mercado?

A veces hacemos uso erróneo de este término. Realmente los filtros solares serían los UVB y UVA, que los hay de diversos tipos (orgánicos, minerales o mixtos). Muchas veces, se hace referencia a un tipo de sustancias que son los denominados “filtros biológicos” que realmente son antioxidantes, y no están clasificados en la categoría de filtros como tales.

4.- ¿Cómo han ido evolucionando Las fórmulas de Los productos fotoprotectores a Lo Largo de Los años?

Desde finales de los 90 contamos con nuevos y mejores filtros, que, además, son mucho más cosméticos. La investigación trata no sólo de encontrar fórmulas más eficaces, sino también que sean más agradables de usar. Cuanto mejor se adapte la textura a nuestros gustos, más fácil es protegerse adecuadamente. Lo importante es que el producto cuente con estudios y garantías suficientes que avalen su eficacia.

5.- EL término “pantalla total” siempre resulta polémico, ¿Cuál es tu opinión al respecto?

La “pantalla total” no existe, por eso la Recomendación Europea en materia de protección solar intenta evitar que se usen estos términos en los productos. El sol es una fuente de radiación muy potente, mucho más de lo que nos llegamos a imaginar. Es capaz de atravesar los cristales y sigue habiendo radiación en aguas profundas. Incluso aunque consiguiésemos el sistema filtrante ideal, habría que contemplar que la aplicación que hacemos de los productos suele ser insuficiente y no es homogénea, por lo que siempre va a pasar cierta cantidad de radiación. No hay nada 100% perfecto.

6.- ¿cómo definiría un BUEN filtro solar?

Lo ideal sería que fuera “inteligente”: que se adaptara a nuestra piel y fuera modulando la protección en función de la intensidad, que nos avisara cuando se está agotando para reaplicarlo, que con una pequeña cantidad fuera efectivo, que no se notara que lo llevamos puesto, que evaluara los riesgos y los reparara, en caso necesario.

7.- ¿Qué opina sobre reducir La cantidad de protección para no “malacostumbrar” a Las defensas naturales de nuestro organismo?

No necesitamos reducir nada, hay que formular las dosis justas y sabiendo qué riesgos queremos disminuir. Actualmente, sobre todo en la raza blanca, nuestra piel no tiene protección suficiente para exponerse al sol. Aquí el sistema inmunitario no se refuerza por estimularlo, al contrario, el sol que tomamos en la piel tiene la capacidad de disminuir nuestro sistema de defensas a nivel general, por lo que toda precaución es poca. Ya nos encargamos nosotros mismos de reducir las dosis, porque nadie se aplica la cantidad suficiente, de forma homogénea o las veces necesarias. Y, sobre todo, porque generalmente nos sobreexponemos sin darnos cuenta.

8.- Tus trucos antes de exponerte al sol

Yo suelo decir que “tomar el sol es un deporte de alto riesgo”. No sólo debemos usar una crema. La sombra, la ropa, las gafas y los sombreros son igualmente imprescindibles.

9.- ¿Qué factores intervienen en La aparición de problemas asociados a La radiación solar?

La contaminación, la disminución de la capa de ozono y nuestros hábitos de exposición entre otros, son responsables de que cada vez haya más problemas. Todo suma. Aunque Los filtros que tenemos a día de hoy son muy buenos, a veces nos falla cómo manejarlos adecuadamente. Debemos pensar que son una “obligación” y no olvidarnos de aplicarlos.

10.- ¿cuál sería el orden adecuado de aplicación de Los cosméticos en el rostro?

Una crema siempre va a Limitar la penetración de la siguiente. Por ello los protectores solares se aplican después del tratamiento y antes del maquillaje.

11.- ¿protegen con La misma eficacia Los productos solares que contienen maquillaje?

Es un producto que cubre dos necesidades en el mismo gesto, por lo que es eficaz, cómodo y un gesto rápido. La eficacia va a depender de los filtros que lleve. Los pigmentos funcionan como “filtros físicos” haciendo una pantalla reflectora frente al sol, por lo que nos permite formular de forma diferente. La protección nos la va a dar siempre la numeración que figura en el envase.

12.- ¿Qué proporción del daño solar es reparable?

Esta es una pregunta difícil de responder, hay muchos factores a tener en cuenta. Depende mucho de cada individuo, de su genética por un lado y de las condiciones en las que ha vivido y se ha desarrollado desde que era niño. Creo que lo más importante es que hoy día se ha demostrado que una adecuada protección nos evita daños tan importantes como el fotoenvejecimiento (las arrugas marcadas, las manchas, la piel acartonada o engrosada no se produce por la edad sino por la exposición al sol) o el cáncer de piel. Y que nunca es tarde para protegerse.

13.- ¿Cómo actúa el aftersun?

Los aftersun se componen fundamentalmente de elementos hidratantes, calmantes, aguas termales descongestionantes y antiinflamatorias, aceites vegetales, extractos de plantas con poder reparador y antioxidante … Reparan la barrera cutánea, hacen que la piel se regenere con mayor calidad y pueden combatir, en parte, el efecto de los radicales libres. Pero Lo que debemos evitar es el daño, pensar que no desaparece totalmente y se acumula. Una vez que el daño solar se produce, queda marcado en la piel, ya que las células tienen memoria. Es como si recibimos una herencia: la podemos gastar en un día o que nos dure muchos años. El uso que hagamos de nuestro “capital solar” será decisivo.

14.- ¿por qué recomendáis Anthelios KA para invierno y Anthelios XL para verano?

Son productos que van a cubrir necesidades distintas. Cada gesto debe adaptarse a la situación lo mejor posible. Anthelios KA es un tratamiento hidratante con protección ultravioleta. Está pensado para ser aplicado una vez al día, y por eso tiene un SPF 100, para poder garantizar que al cabo de 8 horas de actividad diaria normal, mantenemos la protección por encima de 50+. Su textura se absorbe rápidamente y no deja restos grasos. La función principal de los fotoprotectores Anthelios XL es proteger de las radiaciones ultravioletas en exposiciones intensas o prolongadas al sol, o para actividades al aire libre. En estos casos, siempre es necesaria la reaplicación cada 2 horas como mínimo, por lo que un 50+ (que es un SPF 60 o superior) es suficiente para garantizar una protección muy alta, sin necesidad de acumular filtros en exceso. Son resistentes al agua y al sudor, incluso en texturas ligeras.

Cada uno tiene sus características propias, para que resulte más adecuado, eficaz y seguro en las condiciones en las que vamos a usarlos.

[dt_banner bg_image=” bg_color=” bg_opacity=”100″ text_color=” text_size=”big” border_width=”1″ outer_padding=”10″ inner_padding=”10″ min_height=”150″ animation=”none” link=” target_blank=”true”]

Espero que toda la información, os haya servido de ayuda, y por favor no olvidéis seguir los consejos de Leonor Prieto, Directora Científica de Laboratorios La Roche-Posay.

[/dt_banner]