La llave del paraíso para algunas, y un gran desconocido para otras. Todas queremos alcanzarlo, todas queremos gozar.

Hoy en mujerglobal.com juntas descubriremos que el Punto G no es una leyenda, ¡existe!, y te daremos las claves para que lo conozcas, sin tecnicismos, de mujer a mujer.

El Punto G es una pequeña zona del área genital de la mujer que se encuentra detrás del hueso púbico y alrededor de la uretra. Es una zona rugosa, que puede tener entre el tamaño de una judía y el de una moneda de un euro, el Punto G puede sentirse a través de la vagina, se detecta como una pequeña protuberancia, que se hincha mientras es estimulada. Al principio, cuando se toca, muchas mujeres dicen que sienten como la necesidad de orinar, a pesar de que la vejiga esté vacía, pero después de 5 a 10 segundos de estimularlo la reacción inicial se reemplaza, en algunas mujeres, por una fuerte y distinta sensación de placer sexual, y en otras con la expulsión de un líquido proveniente de la uretra , de aspecto lechoso: no es orina ni semen, no tiene sabor ni olor ni mancha, es por eso que en algunas ocasiones hemos oído decir que las mujeres también eyaculan.

Nosotras podemos buscarlo, solas o que nuestra pareja nos ayude, sea como sea, la primera estimulación del Punto G puede ser bastante incómoda.

Vacía tu vejiga primero, e intenta relajarte, también asegúrate de que tu vagina esté bien lubricada y…disfruta.

Recuerda que después de esa sensación incomoda llega la cumbre del placer.

La posición mas fácil para hacerlo tu sola es sentada en el wc, después introduce tu dedo en la vagina, torciéndolo hacia tu ombligo, para que me entiendas, es como si con el dedo hicieras a alguien el gesto para que se acercara hacia ti.

Y ahora estaría bien que compartieras esta experiencia con tu pareja. Para la búsqueda en pareja, lo primero que debemos procurar es una estimulación intensa y constante de la zona vaginal. Para esto no debemos de escatimar ni un esfuerzo, sexo oral, caricias externas e internas, penetración, y un amplio y apasionante juego. Lo importante es obtener un alto grado de excitación sexual.

Mucho se ha hablado del polémico Punto G femenino. ¿Pero y el Punto G masculino? ¿Ellos saben que también existe? ¿Saben ellos donde está?

Nada más gratificante que, de común acuerdo, os pongáis a la búsqueda y placer del Punto G.

Las posturas de penetración por detrás (como la postura del “perrito”) son especialmente apropiadas si la mujer posee un Punto G sensible, ya que resulta más fácil para el pene presionar contra la pared frontal de la vagina.