Las mujeres que padecen muchos abortos espontáneos suelen atravesar embarazos riesgosos, pero aquellas que sufren uno solo serían más propensas a tener complicaciones en su siguiente gestación, informaron investigadores escoceses.

El estudio ha sido publicado en la revista BJOG.

“Nuestro trabajo, basado en el análisis de registros de embarazos de más de 32.000 mujeres, muestra que un (solo) aborto espontáneo inicial aumenta los riesgos de complicaciones en el embarazo siguiente”, dijo a Reuters Health la doctora Sohinee Bhattacharya, del Hospital Maternal de Aberdeen.

Para su estudio, Bhattacharya y sus colegas analizaron los resultados de los embarazos de 1.561 mujeres que habían tenido previamente un primer aborto espontáneo, 10.549 que antes habían dado a luz a un bebé vivo y 21.118 embarazadas por primera vez.

Comparadas con aquellas que habían dado luz a un niño con vida previamente y con las mujeres embarazadas por primera vez, el grupo de pacientes con un aborto espontáneo previo corría más riesgo de padecer una serie de resultados adversos.

Entre esos episodios se encuentra el peligro de un nuevo aborto, la necesidad de inducir el trabajo de parto, las hemorragias posparto y el nacimiento prematuro.

“Mientras que para la mayoría de las mujeres estos riesgos son pequeños, (la vigilancia extra) no debería restringirse sólo a las pacientes con muchos abortos espontáneos” previos, comentó Bhattacharya.