La operación de estética más demandada en España es el aumento de pecho, que es lo que técnicamente se llama mamoplastia de aumento.

Este tipo de mamoplastia consiste en poner unos implantes que aumentan el tamaño de la mama. En este sentido, es importante elegir un buen especialista que nos garantice unos resultados excelentes. El Dr. Mario Secorun es un ejemplo de profesionalidad. En su clínica, recibirás un trato personalizado y sin intermediarios.

Buscamos la armonía y el bienestar de nuestros pacientes, respetando tres elementos fundamentales en nuestros tratamientos: seguridad, garantía y experiencia. En definitiva, ayudar al paciente a que se sienta mejor y recuperar la confianza en sí mismo.” declara el Dr. Secorun.

Te informamos de todo lo que necesitas saber de esta operación:

Qué tipos de implantes hay

Es importante elegir bien el tipo de prótesis que se va a implantar, porque tendrán unas repercusiones a lo largo del tiempo. Puede ser de dos tipos:

Solución salina: Es un suero fisiológico compuesto de agua y sal. Tienen el inconveniente que se deshinchan con el tiempo, pero si se rompen el cuerpo las asimila sin problemas. Otro punto negativo es la dureza del pecho. No resultan tan naturales como los implantes con gel de silicona.

Gel de silicona: Son los implantes más utilizados por muchas razones. En primer lugar, por la duración, no se dehinchan en el tiempo. Y, luego, también porque los pechos son más naturales. El inconveniente es que puede haber roturas, por lo que se tiene que realizar un control anual con resonancias magnéticas.

Además del contenido de los implantes, hay que tener en cuenta otras características, como si las prótesis son de superficie lisa o superficie rugosa, o la forma de las prótesis.

La mamoplastia con grasa corporal

Ha comenzado a practicarse en los últimos tiempos con un resultado mucho más natural que las próstesis habituales, es decir el pecho no presenta dureza, porque la grasa se asienta perfectamente. La operación consiste en quitar grasa de una parte del cuerpo para ponerla en las mamas. El inconveniente es que uno se tiene que recuperar de dos partes del cuerpo durante el postoperatorio, a diferencia de la cirugía con implantes en la que solo tiene que recuperarse de la zona del seno.

Razones para aumentar el pecho

Las mamoplastias se hacen desde la edad de 18 hasta alrededor de los 45 años. Aunque los motivos siempre son estéticos, las causas pueden variar. En general, se debe al deseo de aumentar unas tallas, pero también puede tener que ver con otras razones. Por ejemplo, después de la lactancia las mamas podrían haber perdido la contextura, lo mismo con la edad, y por eso se optaría por una cirugía de este tipo.

Otro motivo muy habitual es la prótesis después de un cáncer de mama. En este caso es una cirugía de reconstrucción para recuperar el seno que fue extirpado.

Una prótesis mamaria después de un cáncer de mama

La reconstrucción de los senos puede hacerse en el mismo momento de la masteoctomía o una vez la terapia del cáncer haya acabado. En ese caso, se efectúa al cabo de meses o incluso años de la primera operación.

En las masteoctomías, a veces, también se tiene que reconstruir el pezón y la aréola. Normalmente se usan pequeños trozos de piel para la forma de un pezón nuevo. Para reconstruir la aréola se tienen que esperar unos meses. En este caso, se emplea tinta de tatuaje, pero también se pueden coger injertos de la ingle y del abdomen.

En caso de que la paciente no se quiera someter a la cirugía del pezón, también puede optar por el tatuaje. No hay que olvidar que hoy en día hay artistas que reproducen fielmente esta parte del cuerpo.