Es el corte que se realiza en la fase final del parto, ampliando el canal del parto, y que sirve para facilitar el nacimiento del bebé. Solamente se requiere en ciertos casos, resultando a veces imprescindible, pero debe evitarse hacer por rutina: no siempre es necesaria.

Qué es y cómo se realiza

Es un pequeño corte en la parte más exterior de la vagina y del periné, es decir, en la zona que se encuentra entre la vagina y el ano.

Existen tres formas de realizarla:

  • Lateral: se realiza un corte, avanzando de lado, desde el punto donde la parte inferior de los labios menores se unen con la vagina (llamado “horquilla”). Presenta menor riesgo, siendo la que más se realiza actualmente.
  • Mediana: corte desde la “horquilla” hacia el ano. Se realiza en mujeres de periné alto (4-5 cm de longitud).
  • Medio lateral: a camino entre los dos anteriores. Se realiza cuando es necesario un corte más amplio.

La episiotomía se efectúa con anestesia local cuando el periné ya se encuentra extremadamente tenso y muy delgado.

Casos en los que es apropiada su realización

  • Cuando aparecen señales de sufrimiento del feto durante el parto : se ha de acelerar el nacimiento, efectuando el corte en el período de expulsión.
  • Cuando el niño es demasiado grande (más de 4 kg).
  • Si se requiere ventosa o fórceps en el parto (hoy día muy raramente).
  • Cuando la madre está demasiado cansada y ya no puede empujar: el corte alivia el cansancio de los últimos empujones.
  • Cuando la madre tiene unos tejidos muy delicados: para evitar heridas no deseadas se procede a un corte limpio.

La opinión de los médicos está dividida en cuanto a que su práctica sea beneficiosa fuera de estos casos, y no existe literatura médica mundial que demuestre la utilidad o inutilidad de ampliarla a un mayor número de casos.

En cualquier caso, NO corresponde a la madre decidir si se debe someter o no a una episiotomía, sino al personal médico que atiende el parto. Pero la futura madre deberá estar informada, ya que se trata de una acción quirúrgica.

Posibles efectos secundarios

  • En general suele cicatrizar sin problemas.
  • Muy raramente se producen problemas de cicatrización: se debe volver a suturar.
  • Si no ha sido bien suturada se producen problemas de cicatrización (puede resultar necesario abrir de nuevo).
  • En los dos primeros días la nueva mamá puede sentir dolor.