Lo que empezó en 1921 siendo un laboratorio farmacéutico con su propio huerto de plantas medicinales, se ha convertido hoy en día en un fabricante de cosméticos naturales holísticos y productos farmacéuticos para la terapia antroposófica líder en el mundo.

Desde nuestros orígenes, contamos con pilares básicos derivados de la idea fundacional de nuestra compañía, que se centra en el apoyo a los seres humanos en su desarrollo personal, en el mantenimiento, mejora y restauración de su salud y su necesidad de bienestar físico y una forma equilibrada de vida. Esta filosofía de empresa determina el planteamiento económico de Weleda y continuará siendo el principio rector de nuestro futuro.

Al servicio de los seres humanos

En la actualidad, Weleda está presente en más de 50 países en los cinco continentes. Las tres principales sedes se encuentran aún donde comenzó la historia de Weleda: Arlesheim, cerca de Basilea, en Suiza; Schwäbisch Gmünd, cerca de Stuttgart, en Alemania, y la ciudad francesa de Huningue, en Alsacia. Desde estas tres bases (y desde las sucursales de nuestra empresa repartidas por el mundo) Weleda fabrica cientos de cosméticos naturales y miles de productos farmacéuticos, que siguen produciéndose en parte utilizando plantas medicinales cultivadas en nuestros propios campos de cultivo.

La relación responsable tanto con la naturaleza como con las personas ha formado siempre parte de nuestra actividad, desde que Rudolf Steiner articuló su visión de una empresa al servicio completo de los seres humanos y del mundo en su conjunto. Ya sea mediante el comercio justo, el cultivo biodinámico o el apoyo al desarrollo de nuestros empleados, la sostenibilidad forma parte de nuestras raíces.

Nuestra historia

Weleda se ha mantenido fiel a los firmes principios de nuestros fundadores, y sus efectos tienen repercusión en toda la compañía.

Weleda fue fundada en 1921 por el científico naturalista y filósofo austríaco, Rudolf Steiner, la doctora holandesa Ita Wegman y Oskar Schmiedel, químico y farmacéutico de Múnich, Alemania. En la actualidad, la compañía y sus actividades siguen basándose en la ideología filosófica y los grandes valores de su disciplina, la antroposofía.

Una compañía basada en la antroposofía, “la sabiduría del hombre”

La antroposofía es un modo de ver el mundo y a nosotros mismos como parte de un todo, ya que nuestro cuerpo, mente y espíritu están intrínsecamente unidos al mundo que nos rodea. El fundador de Weleda, Rudolf Steiner, fue quien le dio nombre y la formuló, traduciéndose su significado como “la sabiduría del hombre”.

En contraposición a lo que hoy en día es habitual en algunos círculos académicos y universitarios, Steiner utilizó este término para referirse a la investigación del mundo espiritual por medio de la experiencia científica y espiritual, y a esto fue a lo que dedicó su trabajo. La antroposofía de Steiner se basa por tanto en el riguroso pensamiento científico, con métodos de investigación igualmente rigurosos, que en un principio se limitaban al mundo de la materia, y que se ampliaron a lo espiritual a través la ciencia.

Integrada en la realidad de una compañía moderna actual

Como compañía, nuestras operaciones se ven impregnadas de estos valores: en la agricultura biodinámica, el trato justo de todos los miembros, internos y externos, del equipo, los procesos sostenibles de fabricación y los productos cosméticos y farmacéuticos. Seguimos desarrollándonos en numerosos países a través de personas comprometidas que aprecian nuestros valores, siendo en la actualidad líder mundial en la fabricación de cosméticos y medicamentos holísticos, naturales y Bio para la terapia antroposófica.

[instashow id=”62″]