Adelgazar siempre ha sido uno de mis propósitos desde mi ultimo embarazo. Propósito que no había sido capaz de cumplir hasta que empecé la dieta LEV

El lunes empiezo ¿os suena esta frase verdad? Y si, empiezas el lunes, pero llega el fin de semana y adiós propósito de adelgazar.

He probado infinidad de dietas, ninguna con éxito. Reconozco que me pierde el chocolate, soy de las que prefiere comerse un dulce a un bocadillo. Por eso, en cuanto llevaba unos días con cualquier dieta para adelgazar, siempre la rompía por un ataque bulímico.

Esto, lo único que provoca en ti, es sentirte mal contigo misma. Sabes que tienes que adelgazar, no estás a gusto con tu cuerpo, la ropa no te sienta igual, pero aun así, no eres capaz de conseguir acabar una dieta. Al final entras en bucle.

Cuando me propusieron adelgazar con la dieta LEV, pensé que era una de las tantas dietas que había probado y no me había dado resultado. Acudí a una cita, no tenia nada que perder, y creerme, estaba totalmente confundida, empezar a adelgazar con LEV, fue la mejor decisión que tomé.

Adelgazar ¿en que consiste el método LEV?

LEV es una empresa dedicada a las dietas proteinadas para adelgazar de forma natural, sin pérdida de masa muscular, y sin pasar nada de hambre. Consigues adelgazar en muy poco tiempo. Yo he perdido 10 kilos en 2 meses y pico, y casi sin darme cuenta.

No he pasado hambre, no me han dado mis ataques de engullir azucares, ni ansiedad, ni esa mala leche que se te pone cuando estás a dieta. Todo lo contrario, como en seguida empiezas a adelgazar, tu autoestima sube y te encuentras fenomenal.

 

Si quieres adelgazar, utiliza el código descuento MUJERGLOBAL18 para conseguir tu descuento.

A diferencia de otras marcas, los productos de LEV, están buenísimos, eso hace mucho más fácil adelgazar.  Tenéis más de 150 comidas para elegir. Si sois de dulce como yo, podéis hacer la dieta con productos dulces: chocolate, galletas de muchos tipos y sabores, arroz con leche, batidos, Nutellev para acompañar las tortitas y los crepes de LEV, croissant, panettone, mousse…  tenéis hasta gominolas para las tardes de sofá y peli.

En cuanto a los productos salados, también tenéis infinidad de productos: tortilla, pollo guisado de diferentes maneras, ternera, salchichas, hamburguesa, pan, albóndigas, kepchup y mahonesa para acompañar vuestros platos, pizza, paté, salchichón, salmón… incluso ganchitos y snacks que vienen genial para cuando vamos al cine.

Os aseguro que la dieta es muy fácil, y puedes llevar una vida social muy normal. Yo estas navidades he comido panettone de LEV, chocolate crujiente como el turrón, también de LEV. Si en casa los niños me piden pizza, yo también tengo la mía de LEV. Los fines de semana, tengo mis ganchitos y mis gominolas… la verdad, nunca antes había hecho una dieta con tantos placeres.

Como os he comentado antes, he perdido casi 10 kilos, mi salud y calidad de vida han mejorado muchísimo, y todo sin pasar hambre, ni renunciar a los productos que tanto nos gustan.

Con la dieta Lev podemos adelgazar de forma rápida, segura y equilabrada, porque dispone de una gama de suplementos alimenticios (vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales) ajustados al Método Lev® y necesarios para suprimir totalmente cualquier carencia alimentaria que pueda surgir durante la dieta.

Si queréis adelgazar, lo mejor es que pidáis una cita en LEV, es totalmente gratuita y sin ningún compromiso, donde os van hacer un plan personalizado.

Hay centros LEV, en Barcelona, Madrid, Valencia y Málaga, pero también lo podéis hacer por teléfono, conozco chicas que la han hecho así, y las ha ido igual de bien.  Aun así, todas las citas con vuestra coach de LEV son gratuitas.

Si os decidís, utilizar mi código descuento MUJERGLOBAL18 que os van a hacer un descuento que viene muy bien.

¿Qué es lo mejor de adelgazar con LEV?

Lo mejor y más importante es que adelgazar con LEV, ha sido muy fácil y rápido. No he tenido ansiedad, ni ganas constantes de saltarme la dieta como con otras. Puedo comer chocolate, dulces, pizza… sin sentirme mal por ello. He bajado un montón de tallas. Mis niveles de grasa, ahora son normales y saludables. He pasado las navidades fenomenal, y aun así he adelgazado. He aprendido a comer. Me encuentro pletórica.