Las cicatrices producidas por el acné son el resultado de algún grado de acné en donde tuvo lugar una infección e inflamación y nunca fue curado correctamente.

Es importante destacar que la gravedad de las cicatrices depende en gran medida de la capacidad de la piel de sanarse a sí misma, capacidad que varía obviamente de persona a persona y depende de los genes.

Algunas personas por el tipo de piel y su genética obviamente, tienen una capacidad natural para sanar rápido y totalmente. Otras personas en cambio tienen una piel sensitiva que se irrita fácilmente y crea más cicatrices. Estas personas deben tomar mas precauciones que las primeras para evitar la formación de las indeseables cicatrices o bien para reducirlas.

Hoy día por suerte las cicatrices producidas por el acné son tratables y existen varias técnicas muy efectivas para eliminar por completo esas odiosas marcas que tanto molestan a mujeres y hombres en todo el mundo.

Es importante asimismo aclarar que los puntos negros o blancos no dejan cicatriz alguna. Como hemos explicado en el primer párrafo las cicatrices son causadas cuando las espinillas o los barros se infectan e inflaman y no se realiza un tratamiento adecuado a tiempo.

Es por eso que para prevenir estas infecciones y por consiguiente las cicatrices no debes extraerte los barros o espinillas tu mismo. Si no tomas precauciones estas corriendo el riesgo de introducir bacterias e infectar los comedones y de esta forma desarrollar cicatrices.

Tipos de Cicatrices del Acné

En términos generales se puede decir que existen dos tipos de cicatrices:
Las llamadas cicatrices pigmentadas y los vulgarmente llamados “agujeros” o “pozos” en la piel.

Las Cicatrices Pigmentadas Son manchas de coloración rosa o café que persisten una vez que el grano o barro desaparece. Esto es el resultado de la concentración de pigmento sobre el grano cuando este ya esta sanando.

Entre más oscura es la piel de la persona con problemas acneicos (aunque, estos tipos de piel son mucho menos propensos a padecer acné) más fácil es desarrollar este tipo de cicatrices.

Los “agujeros” o “pozos” Son literalmente agujeros pequeños en la piel. Son más frecuentes en las personas con piel clara.

Estas cicatrices son el resultado de granos severamente inflamados con pus. La mejor forma de evitar estas cicatrices es acudir a una dermatóloga o cosmetóloga profesional ya que si tú misma te aprietas los granos con pus es casi seguro que lograras generar este tipo de cicatriz en tu rostro.