Si quieres que tu bebé sea varón, ¿deberías alimentarte con más carne roja? Para tener una niña, ¿deberías comer mucho chocolate? ¿O hacer el amor en luna llena?

Todos escuchamos al menos una de estas historias y sabemos que son simples mitos populares, pero… ¿y si, por casualidad, uno de estos métodos funcionara? Aquellas parejas que darían lo que fuera por tener una niña o un niño quizás quieran intentar una o dos de estas técnicas, ya que, por lo menos, no le harán daño a nadie. Hemos recogido algunas de nuestras creencias populares favoritas acerca de qué hacer para concebir un varón o una niña. Comparte tus ideas en el cuadro de comentarios al final de la página ¡especialmente si hay algo que te ha dado resultado!

(Una salvedad: Si te tomas muy en serio el tema de la elección del sexo deberías leer nuestro artículo sobre lo que dicen los científicos.)

Tu hijo es lo que comes

Según la sabiduría popular, lo que comes antes de concebir puede afectar lo que resulte nueve meses después.

Si quieres un varón…

  • Come más carne, cuanto más roja mejor.
  • Permanece fiel a los snacks salados, como los pretzels y las papas fritas.
  • Futuros papás: Hagan una buena provisión de bebidas gaseosas, especialmente refrescos de cola.

Si quieres una niña…

  • Ambos deberían comer mucho pescado y vegetales.
  • Cede ante tus antojos de chocolate o simplemente come dulces en general.
  • Según una familia de origen mexicano de Texas, tomar muchos lácteos te dará esa niña soñada.

El placer del sexo

Muchos de las creencias populares acerca de la elección del sexo del bebé tienen que ver con la mejor manera de hacer el amor.

Si quieres un varón…

  • Recuéstate después de hacer el amor y permanece así durante un rato. Supuestamente esto permite que los espermatozoides masculinos le ganen a los espermatozoides femeninos en su recorrido al óvulo.
  • Prueba la clásica posición del misionero (con el hombre encima).
  • Haz el amor estando parado.
  • Prueba la posición trasera, en la que la mujer está de espaldas.
  • Según una anciana de Oaxaca, México, la mujer debe estar tumbada sobre la tierra, de modo que el suelo esté en contacto con su piel.
  • Concéntrate en el placer masculino: si el hombre tiene el orgasmo primero, supuestamente tienes un varón garantizado.
  • Entrégate a la seducción: si el hombre es quien sugiere intentar concebir, tendrás un varón.
  • Duerme a la izquierda de tu compañero.

Si quieres una niña…

  • Haz el amor con la mujer arriba.
  • Una creencia que nos llega de Oaxaca, México, dice que hay que asegurarse de que la mujer esté en contacto con el agua (basta con que tenga las manos mojadas).
  • Concéntrate en el placer femenino: si la mujer tiene el orgasmo antes que el varón, podrás decorar la habitación de rosa.
  • Toma la iniciativa: si la mujer comienza el juego sexual, tendrás una niña.

El secreto está en el momento…o la posición.

En una sociedad donde mucha gente aún sigue guiándose por su horóscopo diario, ¿es de sorprender que la superstición y las creencias populares también impongan cuándo hacer el amor para escoger el sexo de un bebé?

Si quieres un varón…

  • Haz el amor cuando la luna esté en cuarto creciente o cuarto menguante.
  • Ten relaciones sexuales de noche (aunque una peruana aseguró que era mejor hacerlo al amanecer).
  • Marca tu calendario: se conciben más varones en los días impares del mes.
  • Usa la brújula: uno de nuestros usuarios jura que apuntar la cabeza de la mujer en dirección norte al hacer el amor garantiza un varón.

Si quieres una niña…

  • Haz el amor en luna llena.
  • Programa una cita íntima por la tarde.
  • Tengan relaciones en los días pares del mes.

Mantén la calma y la temperatura

De acuerdo con algunas historias populares, si están relajados al concebir, significa que tendrán una niña. Si están preocupados, tendrán un varón. Pero la temperatura misma también puede influir. Algunos dicen que los testículos del hombre deben estar frescos antes de hacer el amor si la pareja desea tener una niña; para tener un niño, es mejor que entren en calor. Esta idea se refleja en la creencia popular acerca de los bóxers y los calzoncillos apretados: usa calzoncillos si quieres un varón pero si ansías una niña opta por lo holgado. (Para tu información, hay investigaciones que sugieren que los bóxers favorecen la concepción en general.)

Lo que se dice por ahí…

Algunas creencias populares acerca de la elección del sexo no cuadran en ninguna clasificación. Por ejemplo, algunos dicen que si la línea de pelo en la base del cuello de tu último hijo se parece a la cola de un pato, el próximo bebé será una niña. Si está en sentido opuesto, prepárense para un varón. Otra creencia popular dice que el sexo de un bebé se determina con base en cuál integrante de la pareja ejerce el control de la relación al momento de la concepción. Y entre algunas hispanas de Los Angeles existe la firme creencia de que la visualización puede ayudarte a concebir un bebé del sexo que deseas: los futuros padres deben “verse” cargando o alimentando a un niño o una niña, según prefieran, semanas o meses antes de intentar un embarazo, y después repetir esas visualizaciones mientras están intentando concebir. Y desde un pueblo de Michoacán, México, nos llegó la creencia de que el sexo del segundo bebé será el mismo que el del primero, si se concibe antes de que hayan pasado dos años desde que nació el primogénito.