Hoy os traigo una buena noticia, Arnidol que tanto cuida de nuestros hijos, ahora también sortea un viaje a Eurodisney para cuatro personas (los papás y dos niños), solo tienes que entrar en su Web y darte de alta, puedes hacerlo desde el 20 de mayo hasta el 20 de agosto. El sorteo se realizará ante notario el 3 de septiembre.

No pierdas esta oportunidad todos los niños sueñan con Eurodisney, entra en www.arnidol.es y date de alta ya.

Y ahora que ya queda poco para que los niños acaben el colegio Arnidol, también nos hace las vacaciones más divertidas, y nos propone unos juegos que podemos fabricar utilizando elementos de casa y con la ayuda de nuestros hijos, es una forma casera y divertida donde los niños desarrollan su creatividad.

A amasar se ha dicho (para 2 años o más)

Un juego recomendado a partir de los 2 años, ideal para que los chicos se familiaricen con elementos básicos de la cocina.

Sólo necesitas:

  • 100 g de sal fina
  • 100 g de harina
  • 2 vasos de agua
  • 1 rodillo


…y mucha imaginación! Mezclando los ingredientes con el agua, tus hijos podrán crear una pasta de moldear artesanal. Y a partir de allí, cuando la masa esté blanda, comenzar a extenderla con el rodillo formando figuras divertidas como un caracol, un ratón, lo que quieran. Después se pueden secar u hornear a baja temperatura.

Los más creativos pueden pintar las figuras con otros ingredientes naturales como azafrán o agua de cocer remolacha, espinacas o una cucharada de cacao.

La caña de pescar (para 3 años o más)

Seguramente a tus niños les encantan los juegos consistentes en recoger cosas utilizando los más variados objetos. ¿Qué mejor que improvisar una caña de pescar?

Para que los peques se conviertan en auténticos pescadores, necesitarás:

  • el mango de un viejo plumero
  • un cordón
  • un pequeño imán
  • papel de aluminio
  • un elemento metálico (llave, moneda, etc.)
  • y la paciencia de todo buen pescador!


¿Cómo preparar todo? Tendrás que hacerlo tú porque es una tarea difícil para un niño. Ata el cordón a un imán y únelo al mango (del que habrá que retirar el plumero en primer lugar). Para hacer los “pececitos”, corta pequeños trozos de papel de aluminio y utilízalo para envolver los elementos metálicos. Sólo te queda usar tu creatividad para darle forma de peces, estrellas de mar o pulpos, lo que más les divierta a tus hijos… ¡Y a pescar!

Pinzas con forma de marioneta (para 4 años o más)

¿Te imaginas cuánto podrían entretenerse tus hijos montando un teatrillo de marionetas? Crear uno o varios personajes, ponerles nombre y darles vida en una obra. Y todo esto puede ser posible sólo con unas pinzas de tender la ropa, ¿no es genial?

Ingredientes para abrir el telón:

  • pinzas de tender la ropa (mejor las de madera)
  • hojas de cartulina
  • cola atóxica
  • tijeras de punta redondeada
  • y una historia genial para contar!

Para darle forma al personaje, primero deben recortar las hojas de cartulina creando los “accesorios”: una cresta para hacer un gallo o la boca abierta de un cocodrilo (que se deben pegar con la cola en el “pico” de la pinza), o unas alas para hacer una mariposa (pegándolas en la “espalda” de la pinza).

Hay opciones tan variadas como la imaginación de un niño. ¡Que empiece la obra!

Palo de agua y de lluvia (para 6 años o más)

¿Te gustaría tener un elemento que recree el sonido del agua y de la lluvia? Pues aquí aprenderás a construirlo. Se trata de instrumento musical creado por los indios y se prepara con el siguiente material:

  • 5 tubos de papel higiénico
  • cinta para pegar
  • clavos pequeños
  • pegamento y tijera
  • cartulina
  • papel de colores
  • arroz

Primero debes pegar uno a uno los tubos de papel higiénico con la cinta adhesiva, de forma que queden bien unidos y firmes.

Introduce los clavos por el tubo a más o menos unos 2 centímetros de distancia entre cada uno, formando en el interior un cruce entre ellos. Asegúralos por afuera con cinta para que no se salgan.

Corta en la cartulina las tapas para los extremos del tubo. Primero cierra un lado y entonces rellena el tubo con el arroz. Luego, tapa el otro extremo con otro trozo de cartulina.

El último paso es la decoración. Hazla como más te guste, con papel o telas de colores, o con pinturas. Cuanto más colorido sea el tubo, tendrás un palo de lluvia más bonito y sobretodo original.

¡Ahora ya lo tienes! Al moverlo, oirás un hermoso y relajante sonido de agua o de lluvia.