El poco conocimiento sobre los beneficios nutricionales del pan ha hecho que su consumo se reduzca en un 10% sólo en el último año, esto y la mala orientación de los que se dedicaron a extender la creencia de que el pan engorda.

El pan es el alimento que mejor contribuye al equilibrio nutricional, ya que suministra una parte importante de los hidratos de carbono de la dieta, fibras, minerales y vitaminas. Lo dicen los expertos reunidos con motivo de la presentación del Libro Blanco del Pan.

El consumo disminuye el riesgo de muchas enfermedades. “La realidad científica demuestra que su consumo en cantidades adecuadas, incluyendo los panes integrales, supone la disminución del riesgo de enfermedades cardiovasculares, y algunos tipos de cáncer como el de colon y el de mama”, concluyó.

No se trata de una alimentación rica en grasas o azucares, por lo que el pan en sí mismo no solo no engorda, siempre que la dieta y los hábitos de vida sean buenos, sino que contribuye a una dieta más saludable.

También se recordó, que se está perdiendo la dieta mediterránea en gran medida porque “se está perdiendo uno de sus promotores que es el pan, uno de los ejes vertebradores, junto con el aceite de oliva, de la dieta mediterránea”.

A su juicio hay que tratar de invertir este proceso ya que su valor nutricional lo hace “indispensable” en la dieta.

El pan es un alimento fundamental para los niños, y tomado en las cantidades adecuadas es básico para nuestra salud.

Ha llegado la hora de defender la alimentación mediterránea y el pan.