Durante el verano se pueden realizar prácticamente todos los tratamientos médico-estéticos, excepto los peeling no tamponados y los tratamientos que utilizan cualquier fuente de luz como el láser CO2, Picosure, etc. Estos tratamientos estimulan los melanocitos, células responsables de la producción de pigmento y, por lo tanto, requieren no exponerse al sol, para evitar la hiperpigmentación.

La piel no es la misma según la zona geográfica, la época del año, o la etapa de la vida, es, además, un libro que delata nuestros hábitos y que saben interpretar los expertos; es el lienzo sobre el que se trabaja, por lo que antes de realizar cualquier tratamiento médico-estético de rejuvenecimiento facial, lo primero es realizar un análisis de la calidad de la piel.

Los tratamientos que más se realizan en esta época del año son:

  • Mesoterapia facial.
  • PRP.
  • Toxina botulínica.
  • Corrección de volúmenes con los diferentes Fillers.
  • Reposicionar la masa facial con hilos espiculados.

Hidratación: mantén equilibrado el metabolismo de la piel.

Por tanto, los consejos cosméticos de la doctora Beatriz Estébanez, médico estético de la Clínica Menorca para mantener una buena calidad de piel consisten en exfoliar, hidratar y proteger con cremas, geles, serums, etc., adecuados para cada persona dependiendo del tipo de piel porque, “para mantener el equilibrio del metabolismo de la piel del rostro, hay que cuidarlo durante todo el año”.

A partir de una determinada edad, antes de que la piel comience su declive, son necesarios los tratamientos básicos de revitalización de la piel con ácido hialurónico con o sin vitaminas y otros antioxidantes.

La mesoterapia facial, explica la doctora Estébanez, es un tratamiento revitalizante, básico, que hay que realizar durante todo el año, cada tres meses, incluido el verano, para mantener una correcta emulsión epicutánea. El resultado es una piel elástica y jugosa con un nivel hidrosebáceo equilibrado”

No hay que olvidar durante todo el verano continuar con una alimentación equilibrada en la medida de lo posible, beber mucha agua, hacer ejercicio de forma continuada y protegerse del sol.

Protección: cuidado con las manchas

Tomar el sol sin protección provoca manchas, arrugas, flacidez, sequedad, tumores benignos o melanomas. La moda de una piel más blanca, que todavía no tiene muchos adeptos, puede que se deba al escaso capital solar que les queda a muchas personas que han tomado el sol en exceso y que corren el riesgo de sufrir cualquiera de los efectos secundarios mencionados. El capital solar es el número de horas que una persona puede exponer su piel al sol durante toda su vida sin mostrar daño cutáneo y no es el mismo para todos, depende del fototipo de piel. “La piel tiene un sistema de defensa natural frente al sol que se traduce en el bronceado. Este sistema de defensa se pone en marcha por la luz solar, que estimula los melanocitos para que formen más pigmento con el fin de proteger los órganos internos de la radiación UV”, explica la doctora.

Pero este efecto protector es limitado. Añade “La piel guarda memoria de las sucesivas agresiones de los rayos ultravioletas y una vez el capital solar se agota, comienzan a aparecer las lesiones cutáneas en forma de manchas oscuras permanentes, arrugas, queratosis, etc. El daño celular es ya irreparable”

Deberíamos acostumbrarnos a consultar el índice de radiación ultravioleta, que se publica a diario. Aún en los días de escasa luz es necesario protegerse. Un mínimo de 30 sería el más aconsejable.” Tendremos en cuenta que no debemos exponernos nunca al sol en las horas punta del día y sobre todo no por mucho tiempo”

Bioestimulación facial con Factores de Crecimiento (PRP)

“El tratamiento estrella para mantener la piel con una celularidad adecuada, es la Bioestimulación con factores de crecimiento”, dice la doctora Estébanez. “Estimulamos el metabolismo celular, aumentamos la microcirculación, activamos el drenaje linfático y todo ello se traduce en una piel más joven, revitalizada y con menos signos de edad.”

No sólo es recomendable hacerla en rostro sino también en cuello, escote y dorso de las manos.

La Toxina Botulínica es también un tratamiento que se puede hacer en esta época del año. Es más, es uno de los más solicitados. La mayor intensidad lumínica del verano, hace que cerremos los ojos, dando paso a la aparición de pequeñas arruguitas en la zona frontal, glabelar y patas de gallo. Una aplicación de Toxina, relajará todo el tercio superior de la cara, disminuyendo las arrugas y aportando un plus de luminosidad al tercio superior del rostro.

Volumen

Hay que tener en cuenta que a medida que cumplimos años vamos perdiendo volumen facial. Los diferentes Fillers, nos ayudan a reponer esa pérdida en las diferentes partes donde se necesite: pómulo, ojera, surco nasogeniano, arruga de marioneta, etc.

Para lograrlo, contamos con diferentes sustancias y muy diversas formas de aplicación. Los más utilizados son: Ácido hialurónico, Hidroxipatita Cálcica, Policaprolactona, Betafosfato Tricálcico y Ácido Poliláctico. Mi recomendación, subraya la doctora Estébanez, es que “Cuando provocamos una inducción de colágeno, es necesario tomar vitamina C durante dos meses para que se hidroxile bien la molécula de colágeno, y éste se forme antes y de mejor calidad”

Los resultados son muy buenos si se siguen las pautas del experto en cuanto a número de sesiones y precauciones tras los tratamientos, que casi se reducen a una extrema protección para evitar otros males, como por ejemplo la aparición de manchas.

Reposicionar la masa facial: Hilos tensores Espiculados

Se trata de prevenir, controlar o eliminar la flacidez, el peor enemigo de la juventud. Muchas veces, una cara, necesita no sólo corregir volúmenes, sino reducir la flacidez facial. En este caso proponemos al paciente el tratamiento con hilos espiculados en 3D.