Olivier Baussan, de 23 años, tiene un viejo alambique, una camioneta y un buen conocimiento de las plantas. Destila el aceite esencial de romero en los mercados locales de Provenza. Comienza la aventura de L’OCCITANE.

NUESTROS VALORES

Desde su creación en 1976, L’OCCITANE cultiva unos valores sencillos: autenticidad, respeto y sensibilidad. L’OCCITANE ha llevado esta filosofía más allá, la ha convertido en un compromiso que se ha traducido, a lo largo de los años, en acciones concretas. Cada uno de nuestros gestos, cada una de nuestras elecciones está guiada por la doble voluntad de conservar y transmitir. Así es como nuestra marca existe y encuentra su sentido.

MECENAZGO

Desde su creación en 1976, L’OCCITANE se implica en acciones de interés general. En 2006, L’OCCITANE creó la Fundación de empresa para llevar a cabo estas iniciativas. Con un presupuesto de 1 millón de euros de media por año, la Fundación L’OCCITANE tiene dos campos de acción: las personas invidentes en todo el mundo y la emancipación económica de las mujeres de Burkina Faso.

En nuestras filiales, los empleados de L’OCCITANE se implican en los proyectos de la Fundación y en un proyecto de acción especial de ayuda a la reconstrucción del norte de Japón después del tsunami de 2011.

RESPONSABILIDAD SOCIAL

El respeto a las persona es el núcleo de los valores de la empresa y guía su política social, cuyos ejes principales son:

  • El desarrollo de recursos humanos para acompañar el crecimiento del grupo a la vez que se posibilita que cada empleado exprese su potencial y sus aspiraciones profesionales;
  • El equilibrio entre la vida laboral y la personal;
  • La integración profesional de personas disminuidas: la abertura ante la diversidad, en particular ante las personas con alguna disminución, se inscribe en la política de recursos humanos de la empresa y se consolida a través de las acciones que lleva a cabo la “Mission Handicap” (Misión discapacidad).

También se lleva a cabo una política activa en lo que respecta a la seguridad y la ergonomía para prevenir los accidentes de trabajo y garantizar el bienestar de los empleados.

Por último, L’OCCITANE se implica con la comunidad mediante proyectos de solidaridad y su Fundación.

“La empresa es parte de un todo y uno de los pilares fundamentales del desarrollo sostenible es la relación responsable que la empresa mantiene con su comunidad. L’OCCITANE es un actor económico y social de primer orden para la región Provence-Alpes-Côte-d’Azur. Más allá del Mediterráneo y desde hace más de 20 años, L’OCCITANE también ha creado vínculos muy fuertes con la comunidad de Burkina Faso gracias a la manteca de karité. Estos vínculos se han visto todavía más reforzados con las acciones que ha llevado a cabo la Fundación en Burkina Faso en particular”. Olivier Baussan, fundador de L’OCCITANE.

COMPRAS RESPONSABLES

Dada la importancia que damos a la rigurosa trazabilidad de nuestros ingredientes, contamos con un equipo especialmente dedicado a las relaciones con nuestros productores, a fin de mantener nuestra cadena de producción sostenible. Nuestras fórmulas, inspiradas en la sabiduría de la naturaleza, se elaboran siempre con el mayor respeto, evitando cualquier forma de biopiratería.

Con el objetivo de dar un marco reconocido a nuestra política ética empresarial, nos unimos al Pacto Mundial de la ONU y a sus 10 objetivos en cuanto a derechos humanos, laborales, medioambientales y a la lucha contra la corrupción.

MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO SOSTENIBLE

Cuidamos del medio ambiente en todos los aspectos de nuestro trabajo, desde la elaboración de las fórmulas hasta el desarrollo de los envases, pasando por la producción y la logística de distribución. Para seguir reduciendo nuestro impacto medioambiental, hemos entrado en la implementación de la certificación ISO 14001.

Nuestros empleados y nuestras tiendas siguen unas consignas elaboradas para cuidar del medio ambiente y animarnos a todos a participar activamente en el cuidado del planeta.