EL PADRE DEL MAQUILLAJE

Durante la Edad Dorada de Hollywood, sólo un nombre estaba en boca de las divas de la gran pantalla. Este nombre era Max Factor. Un maquillador visionario, creador de pelucas e inventor, Max Factor se hizo popular creando los looks de las actrices icónicas más famosas de la época, como Ava Gardner, Jean Harlow y Marlene Dietrich. Pero él creía que el glamour de las estrellas podía alcanzarlo cualquier mujer.

Max Factor nació en Rusia y emigró a Estados Unidos en 1914, afincándose en Los Ángeles para estar cerca de la incipiendo Industria del cine. Lor rumores sobre la experiencia de Max Factor, se extendieron rápidamente y no tardó en trabajar con las principales estrellas de Hollywood, creando sus propios cosméticos para un aire glamouroso y realista para la gran pantalla. En 1916 empezó vendiendo sombras de ojos y lápices para cejas. Esta fue la primera vez que este tipo de productos estaban disponibles fuera del mundo del cine. Cuatro años más tarde, lanzó una completa gama de productos, llamándolos “make-up” – un término que acuñó él mismo.

Los productos de maquillaje y las técnicas que Max Factor creó para la industria del cine, le valió un premio Oscar, pero su filosofía se basaba en la idea que cualquier mujer puede ser glamourosa con las técnicas y los productos adecuados. Desde la máscara de pestañas hasta la base de maquillaje, de la sombra de ojos hasta el brillo de labios – Max Factor puso en manos de mujeres de todo el mundo las herramientas que utilizan los maquilladores profesionales. Lo que les permite crear y reivindicar su propio estilo cada día.