Ya es hora de llenar no sólo tu neceser, sino también tu botiquín. Y es que los nuevos tratamientos de belleza en lugar de aplicarse mediante esprays, cremas y lociones, ahora se presentan en forma de cápsulas.

No se trata de medicamentos, por lo que ni siquiera se digieren o absorben por parte del organismo, de modo que no tienen efectos farmacológicos ni crean ningún tipo de dependencia. Además, contienen vitaminas y minerales beneficiosos para la salud.

Sus principales propiedades se encaminan a combatir la celulitis y la retención de líquidos, el exceso de peso o el envejecimiento de la piel. Aunque eso sí, no olvides que si lo que pretendes es mejorar tu figura los milagros no existen y las pastillas no podrán cumplir con su cometido a no ser que las acompañes de un plan de alimentación saludable y algo de actividad física.

Por ello, si ya cuentas con la decisión y voluntad necesarias para llevar a cabo todo esto, es bueno que conozcas a tus nuevos aliados que encontrarás en farmacias y parafarmacias:

Come-grasas

Los comprimidos encargados de “devorar” los lípidos que ingerimos durante las comidas pueden llegar a secuestrar un 60% de estos, ya que consiguen que no lleguen a metabolizarse y se eliminen naturalmente con las heces. Así, el gasto energético de nuestro organismo será superior al aporte, con la consiguiente pérdida de grasa.

El modo de uso suele consistir en ingerir con agua 1 o 2 comprimidos (según nos encontremos en la fase de mantenimiento o de inicio) antes de la comida y la cena (entre 15 y 30 minutos antes). El tratamiento se prolonga durante un mínimo de 3 meses, aunque los resultados serán más evidentes en torno a los 6 meses.

Un comprimido antes de las comidas para reducir peso o conseguir una piel joven y sin celulitis.
Sus componentes suele ser de origen natural, y entre ellos destacan:

  • Ácido linoléico, que proviene del girasol y que además de reducir los niveles de grasa incrementa el tono muscular para evitar la flacidez que puede acompañar al adelgazamiento.
  • Chitosán, que se deriva del caparazón de crustáceos como cangrejos, langostinos o camarones y es también un excelente depurativo.
  • L-Carnitina, que no es un quemador de grasas sino un transportador que facilita que esas grasas sean utilizadas correctamente como fuente energética.
  • VItamina A y E, con propiedades antioxidantes.

Anticelulíticos

Son complementos alimenticios que ayudan a reducir la piel de naranja y a alisar y remodelar la epidermis. Se recomienda combinarlos con los de uso tópico ya que las pastillas llegan a las capas profundas e intermedias de la grasa, y las cremas, a las superficiales.

Ingredientes:

  • Calcio mineral, que favorece la eliminación de grasas y ayuda a su absorción.
  • Extracto de té verde que quema la grasa y reactiva la microcirculación. Y extracto de corteza de pino que refuerza y protege las fibras tensoras de la piel.
  • Glucosamina marina que se obtiene de la concha de crustáceos y favorece la síntesis de colágeno.

Piel firme y joven

Existen pastillas para conseguir una piel más firme y lisa, gracias al aceite de argán y de camelina, a la Vitamina C y al selenio; también hay cápsulas para frenar los estragos del fotoenvejecimiento de la piel , que se conocen con el nombre de nutracéuticos y que se elaboran a base de vitamina C y E que neutralizan los radicales libres, ácido lipoico y retinol que son antioxidantes y coenzima Q10 que aporta a las células el “combustible” necesario para que éstas se regeneren.

Fitoterapia

Consiste en utilizar las propiedades medicinales de las plantas para prevenir o tratar diferentes enfermedades, algo que además es mucho más fácil si se hace a través de cápsulas. (Como las que comercializa Arcocápsulas con un precio de 11 €)

  • Para combatir la celulitis; ananás, té verde y guaraná.
  • Para el exceso de peso con retención de líquidos, té verde y alcachofa; y para el exceso de peso localizado, ananás y cacao.
  • Contra el envejecimiento de la piel, aceite de borraja de onagra y selenio.
  • Para las piernas cansadas, vid roja.
  • Contra el acné, bardana y levadura; contra las arrugas, germen de trigo y aceite de borraja. Éste último también es útil para tratar las estrías.
  • Para evitar la caída del cabello o las uñas quebradizas, alfalfa y cola de caballo.