Las fiestas navideñas son la excusa perfecta para romper con la monotonía del cabello. Los recogidos, altos o bajos, son el aliado perfecto para una ocasión especial. Si no se atreve con ellos, apueste por los tonos platinos y las melenas de notable volumen.

El corte, el cuidado y la salud Del cabello sientan las bases de un peinado versátil e impecable, capaz de durar en el tiempo, en especial, durante una larga y alocada noche navideña.

El tono platino es el ideal para esta Navidad por atrevido y contestatario. Sofisticado para la noche y valiente durante el día, sólo tiene una salvedad: funciona antes de los 30 años o después de los 50, como transición para dejar crecer las canas.

Las melenas opulentas se exhiben con un notable volumen. Este estilo despojado de cualquier protocolo, en el que prima la elegancia casual, tiene un toque de sofisticación, perfecto para una fiesta de Nochevieja.

Los recogidos son el accesorio perfecto a un vestido largo de noche. Los cabellos cortos, medios o largos se trabajan con ondulaciones en las puntas, ahuecando las raíces y despejándolo de la frente y de la sienes, dejando el rostro limpio.

Esta temporada los grandes diseñadores proponen peinados con geles y gominas hasta conseguir un efecto mojado muy atractivo, tendencia que puede resultar muy favorecedora durante las jornadas de fiesta.