Hace unas semanas se presentaba en Madrid una fragancia intrépida, llena de carácter y sensual, me refiero a La Petite Robe Noire, la fragancia más joven de Guerlain.

Tras su gran éxito, se reinventa y llega rompiendo todos los moldes como un torbellino para conquistarnos a todas.

Los franceses lo llaman “la petite robe noir”, los ingleses “little black dress” y los españoles nos quedamos con “el vestidito negro”, por eso para emular a este maravilloso personaje que han creado los artistas Kuntzel y Deygas, el requisito para la fiesta, fue llevar un vestido negro.

El lugar elegido para la gran presentación fue El jardín de la Quinta de La Concordia donde La Petite Robe Noire bailó al ritmo sus Dj´s preferidas, Gala González y Brianda Fitz James Stuart que pincharon sus canciones favoritas y su hit imprescindible These Boots are Made for Walkin’ de Nancy Sinatra.

En sus notas de salida, la cereza negra, almendra, sabrosos frutos rojos y bergamota fresca y chispeante.

El corazón lo inunda una magnífica combinación entre la rosa búlgara, y la rosa turca.

Al final se desvela el regaliz, té negro ahumado, hojas de lapsang y La Guerlinade, una nota olfativa que la Maison, guarda como su pócima secreta.

Pócima que se guarda en un frasco en degradé rosa con la silueta de su vestidito negro corto dotado de delicadas mangas globo, y se cierra por un tapón con aspecto de corazón invertido.

La Petite Robe Noire la indispensable e irresistible nació en Guerlain, y en su armario siempre hay sitio para un nuevo vestidito negro, le encantan las pamelas, y es adicta al té chino y al expresso y cuando sale a divertirse su bebida es un buen cocktail!

Descúbrela… La Petite Robe Noire ahora es más fresca, más luminosa, más alta costura y más sofisticada que nunca.