Las mujeres suelen recibir anestesia epidural para aliviar el dolor del parto.

  • Multiplica por dos el riesgo de sufrir desgarros vaginales.
  • Así se desprende de un estudio realizado por científicos canadienses.

El mal manejo de la epidural durante el parto triplica el riesgo de cesárea informaron este viernes investigadores canadienses, cuyo estudio ha sido publicado en American Journal of Obstetrics and Gynecology.

“En América del Norte y la mayor parte del mundo, las mujeres suelen recibir epidurales para aliviar el dolor del trabajo de parto. Lo que notamos fue que en los casos en que la epidural era mal administrada, se observaba una mayor tasa de cesáreas”, dijo el doctor Haim A. Abenhaim a Reuters Health.

La mala anestesia incrementó las posibilidades de cesárea casi tres veces.

Abenhaim y el doctor William D. Fraser, de la University of Montreal, en Quebec, examinó información de 1.756 mujeres en trabajo de parto, que formaron parte en un ensayo que incluía a la anestesia epidural.

La anestesia epidural o peridural consiste en la inyección de medicamentos a través de un catéter insertado en el espacio que rodea la médula espinal en la parte baja de la espalda. La analgesia se emplea para causar la pérdida momentánea de la sensibilidad en la parte inferior del cuerpo.

Del total del grupo analizado, 191 mujeres (el 10,9 por ciento) presentaron un mal manejo del dolor y un mayor riesgo de resultados adversos durante el parto. La mala anestesia incrementó las posibilidades de cesárea casi tres veces y el riesgo de desgarros vaginales casi al doble.