Ya os he comentado en muchas ocasiones, lo importante que es la limpieza facial para conseguir un maquillaje perfecto. Es fundamental partir de un lienzo impoluto. Es decir, de una buena limpieza y un ritual de tratamiento. Si no es así, por muy buen maquillador que tengamos, el resultado no es el mismo. Si la piel no está cuidada y bien limpia, es imposible que el maquillaje quede perfecto.

Al igual, que, si no tenemos la piel limpia y preparada, no podrá recibir los activos de los tratamientos que utilicemos después.

Para ello, os quiero presentar dos limpiadoras de La Prairie, en dos texturas diferentes, para que podáis partir de una piel, a través de un ritual de limpieza completo y metódico.

Además, la limpieza facial, es un momento de calma, que nos va a ayudar a liberar tensiones y relajarnos después del día de estrés, al que estamos sometidas en nuestro día a día.

La Prairie nos presenta dos fórmulas de limpieza únicas, Supreme Balm Cleanser, que está inspirado en un ritual de doble limpieza de siglos de antigüedad con masaje para una limpieza profunda y Crystal Micellar Water Eyes • Face un desmaquillante efectivo que deja la piel suave y tersa en un solo gesto.

Ritual de limpieza lujoso: Supreme Balm Cleanser

Es un bálsamo que está recomendado como el ritual perfecto para la noche, ya que nos va a proporcionar una limpieza en profundidad, la va a hidratar y va a retirar todas las impurezas que acumulamos durante el día.

Este bálsamo, tiene una transformación sobre la piel. Cuando lo utilizamos, cogemos una cantidad generosa con la espátula y al masajearlo en la piel, se transforma en un aceite. Para acabar de retirar toda la suciedad, añadimos agua tibia y este aceite se transforma en una emulsión lechosa. Después lo retiramos con agua y el ultimo paso que vamos hacer, es una suave limpieza con la muselina que acompaña al producto, para hacer una exfoliación ligera y terminar nuestro ritual de limpieza.

Supreme Balm Cleanser está formulada con antioxidantes y activos hidratantes para dejar la piel confortable, limpia, suave e hidratada. Lista para recibir nuestro cuidado de la piel que vayamos a utilizar después.

Es un ritual de limpieza perfecto, que lo convierte en un momento muy relajante y extraordinario para cuidar la piel.

Limpieza en un solo gesto: Crystal Micellar Water Eyes • Face

Si con Supreme Balm Cleanser, hablábamos de un ritual para aplicar por la noche basado en la doble limpieza y el masaje para liberarnos del estrés, con este otro producto, vamos a limpiar el rostro y los ojos de una manera súper rápida.

Es un agua micelar, que a diferencia de otras que existen en el mercado, esta no reseca la piel, porque tiene dos ingredientes clave. Una tecnología de cristal y agua pura de un glaciar.

Este glaciar es suizo, se llama Titlis, y el agua se forma durante siglos de nieve. Esta nieve se va derritiendo, se convierte en hielo, y al derretirse este hielo, va captando minerales que se filtran a través del granito. Como Crystal Micellar de La Prairie, contiene el agua de este glacial, se beneficia de sus ingredientes, que es lo que hace que nos ayude a hidratar la piel en profundidad.

Es ideal para utilizarlo por la mañana, que siempre vamos con más prisa, para retirar las toxinas y los aceites que se han acumulado por la noche, pero igualmente podríamos utilizarlo para retirar los restos de maquillaje, porque también es muy efectivo en la limpieza.

Os he hablado de una doble limpieza de La Prairie, que o bien podemos elegir uno de los dos rituales, o perfectamente podemos aplicar los dos. Para un momento rápido por la mañana utilizamos el agua micelar y ya cuando llegamos a casa, estamos tranquilas y tenemos ese momento para nosotras, utilizamos el bálsamo, para hacer limpieza mas profunda.