Si tuviéramos  que definir la palabra cerveza, serían muchos los conceptos que se nos vendrían a la mente, amistad, familia, amor, celebración, risas, confidencias, tradición, etc.

La cerveza ha sido la compañera indiscutible en muchos de los grandes momentos de nuestras vidas, convirtiéndose en toda una tradición a la hora de celebrar las ocasiones más destacadas. Con la nueva campaña de Alhambra Reserva 1925, “El arte por descubrir”, vamos a conocer los secretos  mejor guardados por estos productos artesanos. La tradición, el sabor y el carácter que se esconde en los procesos de elaboración, se disfruta en el resultado final, como ocurre con Alhambra Reserva 1925.

El pasado 7 de octubre, un grupo de bloggers invitados por la marca, tuvieron la suerte de ver y poder experimentar ellos mismos,  lo que se esconde detrás de toda una tradición como es la técnica de soplado de vidrio.

Para ello hicieron una visita a la Real Fábrica de Cristales de La Granja. Allí, Diego Rodríguez, el maestro soplador más joven, les  mostró todos los secretos que se esconden detrás de este tradicional oficio. Sin duda todo un arte.

A través del hashtag #artexdescubrir podéis ver toda la experiencia, ya que los bloggers  compartieron sus impresiones sobre la bonita labor del soplado de vidrio.

Con esta acción, Alhambra Reserva 1925 quiere acercarnos a otro tipo de arte, ese que no es considerado como tal y que no se puede ver en museos, ni en libros, un arte para paladares exigentes e inquietos. Una experiencia cervecera volcada en 33 cl. se equipara a toda una herencia de soplado de vidrio visible en una sola pieza.

“Alhambra Reserva 1925 (Los maestros artesanos)”

[/dt_fancy_image]

Excelente  acción e iniciativa la de Alhambra Reserva 1925, por mantener ese exquisito equilibrio entre tradición y las más modernas técnicas cerveceras.  Gracias por acercarnos a esta gran habilidad y destreza, de uno de los oficios más tradicionales y antiguos del mundo. Un oficio que se remonta al siglo I a. C. y que el Imperio Romano se encargó de difundir por la Península Ibérica. Gracias por recordarnos que los maestros artesanos siguen difundiendo sus conocimientos al mundo entero, y esperemos ser capaces de mantener tradiciones como esta, que enriquecen al ser humano, del mismo modo que hace Alambra Reserva 1925.