Masaje anti cartuchera:

Cada año nos volvemos locas buscando el mejor producto para acabar con la dichosa celulitis. Preguntamos a las amigas, en las tiendas, recortamos las revistas… Cuando, por fin, uno nos convence nos hacemos con él pero, ¿sabemos exactamente como utilizarlo para conseguir la máxima efectividad? Si no es así, sigue leyendo. Te enseñamos a utilizarlo según la zona del cuerpo.

Claves del anticelulítico:

Antes de aplicar el producto, debes tener la piel perfectamente exfoliada porque, con el paso del tiempo, el número de glándulas sebáceas disminuye dejando, a menudo, la piel del cuerpo seca y escamosa. Un masaje en la ducha con una crema adecuada elimina la piel áspera, especialmente en codos, rodillas y tobillos, dejándola suave y lisa. Con esta preparación de la piel, conseguirás que el producto penetre mejor y, así, actúe en capas más profundas.

El anticelulítico debe aplicarse sobre las zonas problemáticas siempre después de la ducha.

Y recuerda que el masaje es imprescindible porque tiene una acción beneficiosa sobre el drenaje del tejido, acentúa la puesta en circulación de los ácidos grasos liberados y mejora la combustión.

¿Cómo se usan las manos?

Utiliza las dos manos y junta los pulgares. Éstos tienen que permanecer inmóviles para que el resto de los dedos se desplacen hacia ellos.

El movimiento debe ser circular y siempre de abajo hacia arriba.

Oprime con fuerza en los movimientos ascendentes y con suavidad en los descendentes.

Aplicación por zonas:

  • PIERNAS: Aplica el producto desde el tobillo hasta el muslo y en dirección al corazón. Es importante que ejerzas la presión en los movimientos ascendentes para no destensar el tejido y que extiendas con suavidad al descender, ya que se favorece un ligero drenaje linfático que ayuda a eliminar líquidos.
  • ABDOMEN: Con las palmas extendidas, comienza a aplicar la crema en la parte inferior del abdomen llegando hasta el busto. ¡No olvides las zonas laterales y la cintura!. Los movimientos deben ser ascendentes y las manos deben ir alternándose en el movimiento.
  • BRAZOS: Extiende el producto en varios movimientos lineales sin retorno. Primero desde la muñeca hasta el codo y después desde el codo hasta alcanzar el hombro. No olvides aplicar el anticelulítico en la parte interior del brazo que es donde, generalmente, se acumulan la mayor parte de las células grasas.
  • GLÚTEOS: Comienza aplicando el producto en la parte inferior de los glúteos, y extiende siempre de abajo hacia arriba. Ejerce una ligera presión en esos movimientos ascendentes. Después, no olvides la zona del costado, donde se localizan los “flotadores”.