La Agencia Francesa para la Alimentación, el Medio Ambiente y la Seguridad y la Salud Laboral (ANSES) acaba de actualizar su dictamen en el que reafirma la seguridad de los edulcorantes bajos en calorías, incluido el aspartamo, para todos los sectores de la población, especialmente para las mujeres embarazadas.

Se trata de una información actualizada procedente de dictámenes anteriores de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y de ANSES, realizados en febrero y en marzo de 2011, en los que se confirma que los edulcorantes bajos en calorías pueden ser consumidos con seguridad por las mujeres embarazadas.

Según ha asegurado el presidente de la International Sweeteners Association (ISA) de Francia, Huge Pitre, las pruebas científicas han demostrado que “no existe motivo” para dudar de la seguridad de los edulcorantes. En concreto, la ISA es un organismo que reúne a los principales fabricantes del mercado de edulcorantes bajos en calorías, así como a productores y usuarios industriales de edulcorantes bajos en calorías, y cuyo objetivo es proporcionar información basada en evidencias sobre los edulcorantes bajos en calorías y mejorar la comprensión de su función, sus beneficios y su seguridad, y fomentar la innovación, asegura que:

“La salud de los consumidores ha sido siempre una prioridad para la ISA, entre cuyos miembros se incluyen fabricantes de alimentos, bebidas y edulcorantes bajos en calorías. Además, los edulcorantes bajos en calorías son beneficiosos porque proporcionan una ayuda verdaderamente indispensable a numerosas personas que desean reducir su consumo de azúcar y su ingesta calórica”.

Tras esta actualización, ANSES continuará evaluando los riesgos y beneficios nutricionales de los edulcorantes bajos en calorías para la población en general, lo que incluirá la consideración de estudios científicos que indican que los edulcorantes bajos en calorías pueden ser beneficiosos para evitar las caries y controlar la glucosa y el peso.