“Satisface las necesidades de la mujer moderna”, según su creadora.

Una firma de lencería brasileña ha lanzado al mercado un corsé con un sistema de posicionamiento global (GPS) incorporado, que permitirá que la persona elegida por la mujer que lo lleve sepa el lugar exacto donde está ella.

Los corsés, que se comercializan bajo el lema “Encuéntrame si puedes”, son producidos por la firma Lindelucy.

La idea no es que la mujer sea rastreada por su pareja para controlarla y sí que le ofrezca un nuevo fetiche a su compañero”.

El nuevo juguete sexual será controlado por la mujer que lo vista y no por su pareja por lo que, “si quiere no estar controlada lo único que tiene que hacer es apagar el aparato”, explica la diseñadora y propietaria de la firma, Lucia Iorio.

El objetivo de este “fetiche” es por ejemplo, “provocar un encuentro casual de la pareja”. “Él puede seguir los pasos de su chica y si quiere darle una sorpresa y aparecer donde ella está”, dice Iorio.

Además, la diseñadora subrayó que el sistema “no es machista” porque permite que “la mujer de hoy disponga de la independencia que necesita” al ser ella quien controla si su pareja puede saber o no sus coordenadas.

El precio de cada una de las piezas, que pueden ser adquiridas en la tienda de la firma y por internet, es de unos 573 euros. Según Iorio, los corsés se fabrican sólo por encargo y la empresa ya vendió dos unidades antes del lanzamiento.