• En la feria Iberjoya se presentan menos piedras y las gemas son de menor tamaño.
  • Los relojes con maquinaria al desnudo son las piezas más adquiridas.
  • Las fundas para móviles, en oro y piedras preciosas.

Sofisticados relojes de edición limitada, artículos de joyería con menos piedras preciosas y propuestas tecnológicas, como memorias USB o collares para móviles fabricados en oro, representan parte de las nuevas alternativas con las que la industria joyera pretende afrontar la actual crisis económica.

Frente al alto coste de los materiales y la debilidad del dólar, los joyeros agudizan la imaginación y presentan esta semana en la feria Iberjoya de Ifema las propuestas para las próximas temporadas, con tendencias inspiradas en la mitología, naturaleza, arte vanguardista e incluso la tecnología.

Las nuevas propuestas suponen para los expositores “una simbiosis entre tecnología y lujo”.
Cada creación se fabrica con un estilo y línea única para no perder singularidad. Este es el caso de la tendencia “Joyas de la tierra”, que representa el punto de encuentro entre la industria joyera y el mundo étnico y natural, con materiales eclécticos, efectos tonales, representaciones de tribus, acabados que emulan texturas y con menos joyas, aunque más selectas.

Modernismo, abstracción, cubismo, surrealismo, minimalismo, influjo oriental o pop son conceptos que pueden ser utilizados para definir las líneas más creativas en joyería, que incluyen el oro en diferentes tonalidades -incluido el oro negro-, diamantes blancos y negros, además de una gran variedad de gemas, entre ellas las perlas negras, doradas y marrones.

La mitología y simbología contemporánea este año representan una importante baza de ventas para los expositores, ya que la denominada “moda iconográfica”, que invoca las imágenes relacionadas con el rock, moda, calle o amuletos, se ha ido imponiendo con fuerza en los últimos años como complemento de la ropa casual e informal.

En cuanto a la relojería, mientras el oro y diamantes se imponen en las líneas más caras y de edición limitada, los relojes brazaletes y las creaciones más tecnológicas son las piezas más demandadas.