Las que me seguís por las redes visteis que hace unos días estuve cenando en el restaurante Wanda Café, un lugar que me habían recomendado y que tenía muchas ganas de conocer. Me encanta comer. Soy de las que disfruta comiendo, por eso me gusta descubrir nuevos restaurantes y su gastronomía.

El jueves aprovechando que estaba por la zona, quedé con una amiga y nos fuimos a cenar allí. Nada más entrar, fue como si me trasladara a otro lugar, había tenido un día bastante caótico y en Wanda Café encontré todo lo necesario para desconectar y disfrutar de la velada.

Wanda Café es un local colorido, lleno de optimismo y buen rollo, con un ambiente cosmopolita y multicultural, donde el ritmo frenético que llevamos en la ciudad se queda fuera. Al restaurante Wanda Café se va a desconectar y disfrutar.

“La idea se basa en que cuando entras a Wanda te transportas al universo emocional de las vacaciones, el verano y todo lo positivo que sientes en esos meses del año. En Wanda siempre sale el Sol, siempre hay muy buen rollo.

Parolio – Director creativo de Wanda-”

Me encanta la filosofía de Wanda Café, es la que deberíamos tener en una ciudad como Madrid, donde siempre vamos corriendo y es más que imposible tener un momento de relax. Necesitábamos un restaurante como Wanda Café, donde el optimismo y el buen rollo se transmite nada más cruzar sus puertas.

Wanda café, porque de lunes a jueves también es bueno desconectar

Wanda Café, es un nuevo concepto de restaurante-café, que al estar ubicado en la calle María de Molina 1, en pleno corazón de Madrid, hace que sea un lugar ideal para cenar después de salir del trabajo, por muy tarde que acabes la jornada, porque otra cosa que tiene muy buena Wanda Café es que ofrece un servicio ininterrumpido de su cocina, de 8 de la mañana a 2 de la madrugada.

Y si os quedáis sin batería en el móvil, o elegís Wanda Café para trabajar allí, o tenéis que responder un email urgente… no os preocupéis, además de wifi en el local, todas las mesas tienen un enchufe para conectarte.

Restaurante Wanda Café, buena cocina, desconexión y buen rollo

Bueno y si hablamos de la gastronomía de Wanda Café, que es importante, a mí me conquistó. Me gusta mucho como elaboran y el toque que le dan a sus platos. De entrantes para compartir, pedimos el humus, que lo ponen con pan de pita y está delicioso. También unas croquetas que venían varadas, de jamón ibérico, pollo con curry y bacón con parmesano. Estaban riquísimas. A mí y a mis hijos nos encantan las croquetas y siempre las pedimos en casi todos los restaurantes a los que vamos. No siempre me gustan, porque soy muy exigente, pero reconozco que en Wanda Café estaban súper cremosas. Me encantaron.

Después seguimos la recomendación y pedimos para el centro la ensalada Sashimi. Lleva atún, salmón, aguacate, pepino, mango, algas wakame y salsa wafu. Está riquísima, me encanta el toque que le da la fruta.

De segundo mi amiga pidió pato, y si os digo la verdad yo no lo probé, porque el pato y yo no nos llevamos bien, pero ella dice que estaba buenísimo. Yo opte por las Brochetas de Buey, que vienen acompañadas de verduras, arroz y su salsa Satay. Muy ricas, la carne estaba en su punto y el toque que le da la salsa me pareció muy bueno.

En Wanda Café hay que dejar sitio para el postre, son deliciosos. Pedimos para compartir Nutella Cheescake, que es un crumble de oreo, crema de queso, nutella, cacao, nata montada y avellanas. Y además la Cookie especial Wanda, que todos los que la prueban la recomiendan. Está deliciosa, viene con chocolate caliente y helado de vainilla. No os imagináis lo rica que está, bueno y el otro postre igual, como podeis apreciar en las imágenes.

La verdad que todos los postres decían cómeme, porque había una tarta de zanahoria que era acta para celiacos, que tenía una pinta espectacular, pero ya no podíamos más. Volveré muy pronto, porque me encanta, el lugar para ir después de trabajar, me encanta el buen rollo que transmite y me encanta mucho más su cocina.

Os lo recomiendo 100%. En cuanto al precio, no os puedo decir, porque depende de lo que pidáis, pizza, hamburguesa, o platos más elaborados, pero en general Wanda Café no es un restaurante caro para lo que ofrece.

Donde:

Wanda Café, Calle María de Molina, 1. Madrid

Reservas: 91 737 53 64

Email: [email protected]

Horario: De lunes a viernes de 8:00 de la mañana a 2:00 de la madrugada, ininterrumpido. Sábados y festivos de 10:00 de la mañana a 2:00 de la madrugada y domingos cerrado.