Después de semanas sin salir de casa, debido a la crisis sanitaria del Covid-19, nuestro organismo se resiente, este virus ha alterado el ciclo del sueño en casi todo el planeta.

Estamos oyendo continuamente de cómo aumentar nuestras defensas de una manera natural. Nuestra inmunidad es un complejo sistema que asegura la defensa de nuestro organismo frente a enfermedades, sobre todo las infecciones. Su buen funcionamiento está ligado a numerosos factores como la dieta, el bienestar emocional y también el descanso. Así, aunque se desconoce el mecanismo exacto de cómo se produce, la falta de sueño debilita nuestro sistema inmune.

El sueño y la inmunidad están estrechamente relacionados. La activación del sistema inmunitario altera el sueño y el sueño, a su vez, afecta al sistema de defensa de nuestro cuerpo.

Un estudio recientemente publicado*, concluye que la estimulación del sistema inmune desencadena una respuesta inflamatoria en nuestro cuerpo que parece ser la responsable del aumento de la duración e intensidad del sueño. Este sistema tan perfecto asegura que esta mejora del sueño durante la infección retroalimenta al sistema inmunitario para optimizar su eficacia y mejorar la defensa del organismo.

Esta teoría ha sido respaldada porque se ha comprobado que la falta prolongada del sueño puede provocar inflamación crónica y se relaciona con varias enfermedades como diabetes, aterosclerosis y neurodegeneración.

Algunas teorías apuntan a un sistema hormonal implicado y que explica esta estrecha relación entre sueño e inmunidad.

 Según la SES (Sociedad Española del Sueño) el insomnio es uno de los problemas más frecuentes de consulta médica, siendo más prevalente en sexo femenino. En España un estudio publicado en 2010 concluyó que un 20,8% de los españoles presentaba al menos un síntoma de insomnio ocurriendo como mínimo tres noches por semana.

La prevalencia fue también más alta en mujeres que en varones (23% vs 17,6%) y un dato significativo es que una de cada cinco personas refirió utilizar algún tipo de medicamento para dormir.

Estar 24 horas al día en casa altera nuestro biorritmo, perdemos nuestra rutina, hacemos menos ejercicio físico y no tenemos exposición a la luz solar. Por todo ello, la dificultad para conciliar el sueño y los frecuentes despertares condicionan la falta de descanso.

Os recomiendo ArkoRelax Sueño Forte que es un complemento formulado con melatonina, la hormona del sueño y una alta concentración de plantas reconocidas por sus propiedades sobre el sueño: la Pasiflora y la Valeriana, de liberación inmediata, que van ayudarnos a relajarnos, y la Amapola de California, de liberación prolongada, para ayudar a disminuir los despertares nocturnos.

Los laboratorios Arkopharma, para aumentar las defensas, también han querido recordarnos las propiedades de los probióticos. Microorganismos vivos que, suministrados en cantidades adecuadas, que son beneficiosos para la salud, porque se sabe que tienen la capacidad de aumentar las defensas y ayudar a hacer frente a las infecciones. 

Por mi parte os recomiendo, Arkobiotics Defensas que es el que suelo utilizar. Este es un complemento alimenticio a base de fermentos lácticos vivos, vitamina D, zinc y selenio, que contribuyen al funcionamiento del sistema inmunitario. Contiene una estudiada selección de fermentos lácticos procedentes de diversas cepas y el procedimiento de liofilización garantiza la toma mínima de 10.000 millones de gérmenes seleccionados por unidosis.

De Arkopharma también he tomado en otras ocasiones la Echinazea, que es muy conocida por aumentar las defensas y mejorar, en general, nuestro sistema inmune.

Además de estos remedios naturales de Arkopharma, para aumentar las defensas

Y mejorar el sistema inmune. hay que llevar una dieta equilibrada, incluyendo vitaminas (A, C y D) y minerales (Zinc), practicar ejercicio físico moderado, evitar el estrés y ya sabéis, las horas de sueño, para tener un descanso adecuado, son muy importantes.