Los cánones estéticos han cambiado. Ya no se lleva la delgadez, se llevan las curvas “bien puestas”, sobre todo en el trasero. Las famosas han destronado a las modelos y donde aparece una fotografía de Kim Kardashian, Jennifer López, Sofía Vergara o la nacional y exuberante Cristina Pedroche ganan “me gustas” por goleada a las pasarelas de moda, sobradamente.

Los fenómenos sociales nacen, crecen y se difunden a la velocidad de la luz a través de las redes, el único lugar donde todos y cada uno de nosotros tenemos voz y voto. Y la gran mayoría estamos de acuerdo en que donde estén unas bonitas curvas, que se quiten las delgaduchas modelos de la talla 38 que, dicho sea de paso, nos quitaban la vida, porque hiciéramos la dieta que hiciéramos, no había forma de parecerse a ellas, de puro imposible.

¿selfies o belfies?

O como se ha dicho toda la vida, ¿cara o culo? Pues hombre, me quedo con los dos, porque ahora se pueden lucir a la vez una cara y un culo estupendos. Claro que Kim Kardashian, la reina de los belfies, tiene un trasero absolutamente “fuera de serie”. ¿Cómo conseguir uno así?  Está difícil. Más bien me fijaría en las curvas de las latinas Jennifer López, Beyoncé, Shakira, Cristina Aguilera, Malena Costa, Elsa Pataky, Cristina Pedroche o Sofía Vergara, que lucen unas “curvas exuberantes”, pero mucho más naturales.

¿Cómo conseguir el culo perfecto?

Como muy bien dice la doctora María José Crispín, nutricionista y especialista en medicina estética de la Clínica Menorca “se llevan las curvas pero bien puestas, no las barrigas ni las lorzas en la espalda”.

Cualquiera que sea el problema que tengamos con nuestros glúteos, los cuidados básicos, según la especialista consisten en llevar una alimentación equilibrada, evitar pasar muchas horas sentada diariamente y realizar ejercicio físico, no solo cardiovascular, sino también ejercicios específicos para la zona, pues los glúteos tienen un músculo muy grande que hay que trabajarlo.

La alimentación es importantísima. Según la doctora Crispín todos hacen su función, las proteínas son el nutriente esencial para la construcción muscular, las vitaminas como la C para formar colágeno, minerales como el magnesio para no perder piel ni fibras musculares, incluso durante el adelgazamiento. Se trata de ganar masa muscular, no grasa corporal, así que hay que ingerir grasas buenas como la del aceite de oliva virgen extra y omega 3; beber suficiente sobre todo antes, durante y después del ejercicio físico para mantener los músculos hidratados, sino no crecen y, por supuesto, evitar los tóxicos. Y el descanso es esencial para la reconstrucción muscular, duerme tus ocho horas y procura acostarte antes de medianoche para que el sueño sea reparador. Pero, además, si tienes algún inestetismo y todas estas medidas son insuficientes, puedes contar con ayuda profesional.

Celulitis o piel de naranja. Es muy antiestética, y cada día más frecuente en mujeres cada vez más jóvenes. Las causas son una alimentación desequilibrada, repetidas subidas y bajadas de peso, sedentarismo y tabaquismo. Existen tratamientos estéticos para combatirla que se pueden realizar individualmente o combinados:

  • Infiltraciones con mesoterapia o carboxiterapia se infiltran productos homeopáticos (muy seguros y sin efectos secundarios) con acción lipolítica (quema-grasa), drenante, estimulante de la circulación capilar e incluso reafirmante. En el caso de la carboxiterapia se infiltra CO2 medicinal que mejora mucho los problemas circulatorios e incluso la flacidez.
  • aparatología, la más indicada es la endermología, que realiza un masaje favoreciendo el drenaje y ayudando a romper los tabiques de la piel que producen los bultitos de la piel de naranja.

Flacidez. Es inevitable con la edad y aparece también en personas sedentarias. La mejor forma de combatirla es la radiofrecuencia que permite aumentar la temperatura de los tejidos en profundidad para contraer las estructuras del colágeno recuperando su capacidad de soporte. Ese efecto térmico ayuda también a la formación de más colágeno que aumenta la firmeza y le aporta elasticidad a la piel. Si hay mucha flacidez solo puede corregirse con cirugía estética.

Más volumen. Un poco de volumen se puede conseguir con ejercicios específicos para ello. Si necesitas más volumen, el tratamiento quirúrgico es la estrella, ya sea con implante de la propia grasa o colocando prótesis.