¿Quieres subir de nivel en la categoría de “habilidosa sexual”? El paso básico es abandonar la rutina y probar algunas alternativas tremendamente eróticas, para mejorar la vida sexual en pareja. Para ello, te proponemos lo último en retos sexuales. Con ayuda de expertos en la materia y no exento de alguna dificultad, el resultado de este apasionante curso es un único y loable objetivo: acceder a tu yo aventurero para que rompas tus limitaciones y hagas que el placer sin medida forme parte de tu vida diaria.

Así que si estás preparada para enfrentarte a nuestras apuestas sexuales, te presentamos una guía sexual con el paso a paso para disfrutar desde que se enciende la chispa con los juegos preliminares hasta la explosión de los orgasmos múltiples. Incluso hemos asignado a cada desafío una pícara puntuación del uno al diez que indica lo ambicioso de cada reto y su dificultad… pero también lo gratificante que te resultará. El juego empieza justo aquí.

Ejercicios sexuales de calentamiento

¿Quieres empezar con ventaja la competición sexual de? Sigue este precalentamiento.

  • Activar motores:
    Suda y suda, en el gimnasio o rompiendo la pista de baile. La actividad física aumenta la lubricación vaginal. El ejercicio hace mejorar la vida sexual en pareja. Estar en buena forma es importante para practicar buenas sesiones de sexo.
  • Conseguir elasticidad:
    Estira tus músculos inguinales sentándote en el suelo con las rodillas flexionadas y las plantas de los pies juntas, estilo mariposa. Sujeta tus pies e intenta bajar las rodillas hasta que toquen el suelo. Después, echa el cuerpo hacia adelante y mantente en esa posición durante unos 20 segundos. De esta manera los músculos se estirarán y, poco a poco, aumentarás tu elasticidad, seguro que lo notas también con tu chico.

Crear un ambiente erótico

Enciende unas velas o reemplaza tus bombillas habituales por unas de color rojo para crear un ambiente más sensual. Después, pon música sugerente que te incite a bailar el mambo… en la cama. Crear intimidad en una habitación es crear intimidad con tu pareja, por eso puede ser un buen método para mejorar la vida sexual con tu pareja.


Sentirse Sexy

Electriza tus zonas erógenas y estimula tu cuerpo realizando un flirteo postducha con una toalla.

Cómo sentirte sexy: cuando el cuarto de baño esté todavía lleno de vapor, pídele a tu chico que entre (dile que quieres hablar sobre los planes para esa noche, por ejemplo). Empieza a secarte el pecho, la espalda y el resto del cuerpo procurando mostrar ciertas zonas mientras ocultas otras. Hazlo mirándote en el espejo y viendo a través de él cómo te observa tu chico. Su mirada te indicará que le tienes hechizado. Entonces, deja caer la toalla y pídele que te hidrate la piel con aceite corporal.

Recompensa: Despertarás todas tus terminaciones nerviosas, desde el pelo hasta la punta del dedo gordo del pie, lo que te hará sentir más sensual. Además, con la toalla es más fácil mostrarte ante tu chico. La mayoría de las parejas no se sienten cómodas sin ropa y con la luz encendida, pero así puedes exhibirte y preparar el terreno para una lujuriosa noche.

<h3Sexo en solitario

Demuéstrale a tu chico cómo es una de tus sesiones de amor en solitario. El obtendrá una apasionada clase y tú te derretirás de placer.

Cómo hacerlo: Cuando te coja por la cintura y baje sus manos hasta tus caderas, apártaselas con delicadeza y pregúntale algo como:“¿Quieres ver lo que hago cuando estoy sola?” Separa tus piernas ligeramente, acaríciate los pechos, después el vientre y a continuación… más abajo. Cuando empieces a excitarte, abre más las piernas para que pueda tener una visión más explícita. Bonificación extra: pon sus manos sobre las tuyas y luego aparta las tuyas para alcanzar el clímax gracias a él.

Recompensa: Un gran orgasmo y un chico agradecido que sabrá exactamente cómo activar tus puntos de placer. Los hombres son muy visuales y disfrutan de las instrucciones eróticas en vivo y en directo. Y otro beneficio: es una muestra de intimidad que os acercará y abrirá nuevas vías de comunicación sexual.

Ceder el control de tu cuerpo

Dejar que él se ocupe de todos los detalles significa que te puedes entregar del todo al placer sexual . Si los dos estáis entregados podéis mejorar la vida sexual en pareja.

Cómo hacerlo: Ponte sobre tu chico cuando esté tumbado boca arriba y coloca juguetonamente sus brazos sobre su cabeza. Después, sujétale por las muñecas, sonríe y di: “Esto es lo que me gustaría que me hicieras”. Sugiérele que te ate las manos al cabecero de la cama (sin apretar y sin hacer un nudo) o que te sujete por las muñecas mientras hace contigo lo que ambos deseáis.

Recompensa: Ceder el control de tu cuerpo te permite centrarte únicamente en tu propia satisfacción. Cuando tu chico, ansioso por complacer, empiece a “actuar”, relájate y saborea las sensaciones de alto voltaje de cada beso, caricia y movimiento de su lengua sobre tu cuerpo. Al tener las manos atadas no podrás cubrir partes de tu cuerpo que te provoquen timidez y al estar “indefensa” te concentrarás en tu cuerpo y los orgasmos llegarán con más facilidad.

Probar posturas kamasutra nuevas

La rueda giratoria es una postura kamasutra para chicas atrevidas, que reclaman nuevas estimulaciones sensuales y que no quieren estar quietecitas boca arriba.

Cómo hacerlo: Ponte sobre tu chico tumbado boca arriba, con las palmas de las manos a ambos lados de su cuerpo para mantener el equilibrio. Mientras presionas su miembro rítmicamente, pasa una pierna por encima de su cuerpo y gírate sin dejar que él salga de ti. Aprieta nuevamente su miembro y gira otra vez de forma que ahora estés de cara a sus pies. Gira de nuevo, las veces que sea necesario hasta volver a la posición original. Tres vueltas de 360º es una actuación muy notable. Cinco, de Olimpiadas. Esta postura kamasutra puede ser una buena recomendación para mejorar la vida sexual en pareja. Lo novedoso es siempre bien recibido. ¿A qué esperas?

Recompensa: El movimiento giratorio llevará a tu chico al límite de su excitación. Dale tiempo para que coja aire antes de girar de nuevo. Y tendrá una visión increíblemente explícita de tu cuerpo. En cuanto a ti, al estar arriba su pene fricciona las paredes frontales de tu vagina, rozando tu punto G y provocando un intenso orgasmo.