La llegada de un bebé marca un antes y un después en todos los aspectos de la vida de la pareja y el dormir es uno de ellos. El pensar en volver a dormir plácida y despreocupadamente toda la noche es realmente un sueño. La realidad no es una pesadilla pero se parece bastante. De todas formas, existen técnicas que se pueden poner en práctica para enseñar al bebé a dormir. A dormir se aprende, como a comer o a caminar.

Aquí encontrarás 10 consejos que deberías poner en práctica para enseñarle a dormir al bebé y a dejar dormir. Adelante, esto no es una misión imposible, porque ya alguna vez se dijo: “Todos los bebés finalmente se duermen…”

  • Vestimenta adecuada.
    Asegúrate que el bebé tenga una vestimenta adecuada para dormir.
  • Respeta los horarios de sus comidas.
    Es importante establecer una rutina en sus comidas, especialmente en bebés que empiezan a comer sólidos.
  • Intenta darle su última comida antes de las 22 hs.
    Luego de este horario los cólicos o algunos trastornos digestivos podrían molestarlo para dormir o despertarlo durante la noche.
  • Enséñale a diferenciar el día de la noche.
    Enséñale a tu bebé a reconocer la noche y el día desde muy pequeño. Luz y ruido durante el día, oscuridad y silencio por la noche.
  • No lo acunes en brazos.
    Sólo debes recostarlo en su cuna y acariciarlo, cántale una canción o cuéntale un cuento. De esta forma se establecerá una rutina que lo ayudará a dormir.
  • Intenta que un juguete que le guste lo acompañe en la cama.
    Un juguete especial puede ser una buena compañía a la hora de acostarse y si se despierta por la noche.
  • Si llora, no lo lleves a tu cama.
    Acompáñalo en su habitación, turnándote con tu pareja hasta que logre dormirse nuevamente.
  • Si vuelve a llorar, tarda cada vez más en ir a su habitación.
    Incrementa los tiempos de a 5 minutos. De esta forma el bebé no se acostumbrará a que alguien vaya inmediatamente.
  • Establece una rutina para ir a dormir.
    Inventa una ceremonia de ir a dormir, que se repita sistemáticamente y pueda ser desempeñada por ti, por tu pareja o por ambos. Puedes contarle un cuento o ponerle una música tranquila en el mismo horario todos los días.
  • Respeta y haz respetar estas reglas.
    No permitas que las personas que lo cuidan cuando no estés rompan estas consignas. Recuerda las reglas deben establecerlas y respetarlas tu y tu pareja. Con firmeza, pero a la vez con afecto, el bebé aprenderá a concocer cuáles son sus límites.