Que poquito me queda para irme de vacaciones. Como este año me voy más tarde, pensé que no iba a llegar nunca.

Bueno, pues como estos días estoy liada con la maleta, he pensado, que si vosotros también os vais ahora de vacaciones, daros algunos truquitos para que tengáis en cuenta a la hora de hacer la maleta.

Unos días antes de salir de viaje, preparad una lista, para que no se os olvide nada.

Lo primero que tenemos que  tener en cuenta es el destino al que vamos a ir, el clima, las actividades que vamos a realizar y los días que vamos a estar fuera. Son datos muy importantes a la hora de preparar la maleta.

Y en base a eso, preparamos todo lo necesario y los looks que vamos a utilizar para los distintos días.

Yo os explico cómo lo hago. Para irlo viendo pongo encima de la cama toda la ropa que quiero llevarme, camisa, pantalón, un vestido, y le voy añadiendo los complementos, collar, zapatos y bolso. Así preparo todos los looks que voy a necesitar, dependiendo de la hora del día, y de donde vamos a ir.

Para no llevarnos tantas cosas, porque de eso se trata, lo mejor es que los complementos, collares, zapatos y bolsos, los escojamos de tal manera que nos vengan bien con distintos looks de los que vamos a llevar.

Olvidarnos de los “por si acasos”, la maleta siempre va llena de “por si acasos”, que luego nunca utilizamos y si la hacéis como os he explicado, no os va a faltar nada.

Otros de los “por si acasos”, que suelen ser innecesarios y que ocupan mucho espacio, son el secador, la toalla de la playa y la plancha, es mejor que preguntemos al sitio en el que nos vamos alojar, porque suelen proporcionártelo todo y no sería necesario llevarlo.

Algo que todas tememos, y que cuando llegamos al destino estamos deseando abrir la maleta para comprobarlo, es si la ropa ha llegado echa un acordeón. Pues bien, un truquito para que no se arrugue la ropa de algodón, es llevarla enrollada.

Un truco para ganar espacio, es llevar puestos en el viaje los zapatos que más abulten y el que menos ocupa en la maleta. Y optar por llevar zapatos cómodos, que en vacaciones solemos andar más.

También podemos aprovechar los huecos de los zapatos, para meter los calcetines, pendientes collares u otros enseres pequeños.

El neceser siempre en el fondo de la maleta, por si algo se sale o se rompe, que no nos manche toda la ropa.

Y con estos consejos, espero que tengáis felices vacaciones.