Son muchas las preguntas que asaltan la mente de los futuros pacientes, y el Dr. Javier Pedraz, director médico de Insparya les ha dado respuesta.

Someterse a un trasplante capilar es una decisión que requiere ser meditada. Antes de decidirse a pasar por el quirófano, son muchas las dudas que asaltan al futuro paciente. El Dr. Javier Pedraz, director médico de la clínica Insparya Madrid recopila las preguntas más comunes:

Transplante capilar: ¿Cómo me veré después de la operación?

El Dr. Pedraz indica que hay diferentes fases tras el trasplante capilar. La primera sería durante los primeros cuatro días, en los que se produce la formación de las costras, principalmente en zona receptora (no es tan común en zona donante). Esta fase terminaría el cuarto día, cuando en Insparya se hace el primer lavado. Una segunda fase transcurre hasta el día 10 tras la intervención, en la que las costras van desapareciendo, y en la que hasta el día 7 puede producirse una pequeña hinchazón en la frente o la zona de los ojos. Una tercera fase sería hasta el primer mes, donde tienen que haber desaparecido todos los efectos del trasplante. La cuarta fase sería hasta los 6-12 meses del trasplante capilar, donde el pelo ya crece y es entonces cuando se empiezan a ver los resultados del trasplante.

¿Qué medicación debo tomar?

El día de la intervención comienza con una medicación pautada de antibiótico, que el paciente deberá tomarse en el desayuno antes de acudir a la clínica y que durará cuatro días. Este antibiótico se toma de forma preventiva, para evitar alguna infección, aunque no es probable que ocurra, ya que el cuero cabelludo se considera una zona “limpia”, esto es, que tiene pocas bacterias. Además del antibiótico, se receta antiinflamatorio y analgésicos, pero solo en caso de ser necesarios.

Transplante capilar: ¿Por qué el pelo trasplantado no se cae?

Genéticamente en el cuero cabelludo hay zonas en las que el pelo tiene tendencia a caerse: frontal, parietal y coronilla. Sin embargo, hay otras zonas en las que el pelo habitualmente no cae, como son los laterales y la zona posterior. La teoría es que los folículos pilosos tienen mayor sensibilidad a los estímulos hormonales y por eso tiende a caerse en las zonas en las que están sometidos a estos estímulos.

Se trata, por tanto, de un factor que afecta al folículo piloso, no a la zona, por lo que, si cogemos un folículo piloso de una zona en la que no se cae, ese folículo mantiene la tendencia a no caerse.

¿Pueden los jóvenes someterse a un trasplante capilar?

Hay que tener en cuenta que no hay una edad perfecta para someterse a un trasplante capilar, y que este se puede realizar a cualquier edad. Hace tiempo no se recomendaba realizar trasplantes a la gente muy joven, entre otras cosas porque tienen por delante mucho tiempo de evolución de caída del cabello. Había que tener en cuenta que el pelo nativo (el que se tiene de principio, no el trasplantado), podría seguir cayéndose, y no se puede predecir qué va a pasar con él.

Pero ahora ya sí se realizan, porque lo más importante es realizar una buena planificación a largo plazo, para que el cabello trasplantado quede bien, no solo en el momento, si no a 10, 20 o 30 años vista y así se puede solucionar el problema de alopecia desde temprana edad, cuándo puede producir graves problemas emocionales.

¿Cuáles son las causas para no ser apto a hacerme un trasplante capilar?

Hoy por hoy hay pocos condicionantes que provoquen un no por parte del cirujano, ante un trasplante capilar Los principales son los antecedentes médicos del paciente, por patologías cardiovasculares, etc. Otro condicionante a tener en cuenta es la zona donante ya que, en ocasiones, la zona donante es muy pobre, por lo que no va a permitir obtener un resultado positivo desde el punto de vista estético.

En estos casos se les plantea tratamientos médicos como Mesoterapia capilar, PRP o láser de baja frecuencia. Otro de los condicionantes es que el paciente haya tenido cirugías previas en las que se hayan extraído muchas unidades de la zona donante, o que la zona donante esté dañada por cirugías mal hechas que hayan dañado a unidades foliculares alrededor, ya que en este caso no se podrían extraer tampoco una cantidad de unidades foliculares necesaria para obtener un buen resultado.