No más clichés sobre los muebles, las tendencias modernas en el diseño de interiores han despejado los viejos estereotipos de cómo amueblar una casa, y los clichés habituales sobre qué cortinas elegir o qué sillas combinar con la mesa ya no tienen validez. Olvídate de lo que tus abuelos, tías o padres te enseñaron sobre poner muebles a lo largo de las paredes o sobre hacer una colorida habitación para niños. Estos son algunos de los estereotipos sobre muebles que tendrás que ir quitándote de encima si quieres estar a la última en este ámbito:

  1. Las sillas deben estar coordinadas con la mesa: ¡error! Cuando pienses en tu comedor u oficina personal, debes evitar a toda costa esas imágenes estáticas de mesa y silla similares que dan un tono neutral a este espacio. Las tendencias modernas están más orientadas hacia el uso creativo de diferentes sillas, entre sí y con respecto a la mesa. Solo necesitas experimentar. En Ofisillas encontrarás un montón de opciones que pueden adaptarse a tu gusto.
  1. Las butacas deben estar adaptadas al sofá: ¡mal! ¿Quién dice que los sillones y el sofá deben ser del mismo estilo, color o gusto? Mucha gente está acostumbrada a comprar sofás y sillones de un solo juego, pero la tendencia actual es completamente la opuesta. No tengas miedo de atreverte a elegir sillones diferentes al sofá y viceversa, siempre y cuando la solución por la que optes tenga alguna relación con la habitación como el color, el material o la fantasía
  1. Comprar un dormitorio a juego: ¡muy mal! Cuando necesitas amueblar tu casa, especialmente si se trata de la primera, mucha gente se ve obligada a comprar todo el paquete de dormitorio, sala de estar o comedor directamente en la compañía elegida para la lista de bodas o por sus invitados. Sin embargo, en términos de diseño de interiores, se aconseja no comprar todo el mobiliario de una habitación, y mucho menos a juego. Se puede vivir por ejemplo sin mesitas de noche en el dormitorio o comprar dos mesas para usar como mesitas de noche. Deja volar tu imaginación y gusto.
  1. Evitar a toda costa las paredes blancas: ¡error de nuevo! Las paredes ligeras pueden hacer que una habitación parezca más grande y aireada, pero a veces las personas tienden a evitar el blanco puro porque tienen miedo de darle un aspecto de clínica médica a la casa. En su lugar, debes dar el énfasis adecuado a la habitación, siempre y cuando no se utilicen muebles y complementos de color blanco arriesgándose a caer en un ambiente de sanatorio o en el más puro estilo tienda de Ikea.
  1. La habitación de los niños debe ser de colores brillantes: ¡muy mal! Supera el viejo estereotipo de utilizar colores brillantes en las paredes y muebles para la habitación de los niños. A menudo se piensa que los colores traen alegría y estimulan la imaginación de los niños. Se pueden tener paredes blancas y muebles neutros creando un ambiente original y creativo. Sólo hay que jugar con los muebles, posters y otros accesorios que estimulan la imaginación de los niños sin necesidad de crear un ambiente circense.