Hacer la maleta, ese momento que, aunque te vayas de vacaciones al lugar con el que siempre habías soñado, se convierte en una autentica pesadilla.

La maleta abierta, la cama llena de ropa y miras preguntándote, como vas a meter todo ahí dentro. ¿Os suena? Seguro que si, porque nos lo llevaríamos todo y eso me temo que es imposible.

Las que me seguís por mis redes sociales sabéis que hace unos días un grupo de blogueras y yo, nos fuimos unos días con la #puestaaipunto a Las Caldas Villa Termal, y tuve que enfrentarme al momento maleta.

Para ello Misako, que fue una de las marcas colaboradoras, me mandó Luisa la Maleta Pequeña de la marca. Una maleta monísima, pero que si os digo la verdad, cuando la vi, pensé que en esa maleta no iba a poder meter más que los bañadores y cuatro cosas. Soy de las que me gusta llevar la maleta llena de por si acasos, y al ver el tamaño, creí que sería imposible.

Una vez tuve todos los looks elegidos y a falta del neceser, el maquillaje, las cremas… pensé ¿como lo voy a meter todo en la maleta?

Pues me confundí, no hay nada como saber organizarse, y al final me entró todo lo que me quería llevar. Es una maleta que además de tener un diseño muy actual, es súper practica, ligera, fácil de transportar, y si vas a viajar en avión, es la maleta perfecta para cabina..

El truco no fue otro que leer bien los consejos que me había mandado Misako, para organizar bien la maleta.

Como organizar bien la maleta

Os dejo con 10 consejos de la mano de Misako y además con el video de la Directora Creativa Marta Montañez (@martanorgaard) que también puede daros algunas ideas útiles a la hora de hacer la maleta.

1.- Planifica

Una buena planificación siempre es garantía de éxito. Puedes programar tus outfits. Es complicado… Lo sabemos… Pero si vas a hacer una escapada de dos o tres días te va a resultar muy útil decidir con antelación qué vas a ponerte. Piensa qué vas a necesitar durante tu escapada para no dejarte nada importante en casa ni llevarte más de lo necesario. Llevar algo de “por si acaso” no está de más, pero tampoco hay que pasarse.

2.- Los pantalones abajo y los vestidos y blusas arriba

Dobla los pantalones en dos y ponlos al fondo de la maleta; son las prendas que menos se arrugan. Después, coloca los vestidos y las blusas lo más estirados posibles para evitar arrugas innecesarias.

3.- Enrolla las camisetas, los fulares y los bañadores

Ocuparán mucho menos espacio y se arrugarán mucho menos. Es un truco de la popular “organizadora” Marie Kondo que funciona muy bien tanto para organizar el equipaje como para poner orden el armario.

4.- Coloca los cinturones en el contorno de la maleta, rodeando la ropa

¿Sueles enrollar tus cinturones para meterlos en la maleta? Pues resulta mucho más útil colocarlos en el contorno de la maleta, rodeando el resto de la ropa. De esta manera se estropean menos y apenas ocupan espacio.

5.- La ropa interior en los huecos sueltos

Aprovecha los huecos que quedan en las esquinas de la maleta y entre la ropa para meter tu ropa interior. Así aprovecharás mejor todos los recovecos.

6.- Los calcetines dentro del calzado

Coloca tus calcetines dentro de los zapatos. Es una gran idea para no olvidarte de ellos y para economizar espacio.

7.- Cajitas para las joyas y la bisutería

Evita llevar tus anillos, colgantes, pulseras y pendientes sueltos o en bolsitas individuales por la maleta, ya que pueden extraviarse o deteriorarse. Lo mejor es hacerse con un joyero pequeñito de viaje, que se puede meter en cualquier parte y permite llevar todos los accesorios bien organizados.

8.- Las llaves y la documentación siempre a mano

Lleva un bolso o una riñonera aparte de la maleta para llevar contigo las cosas importantes. Parece obvio, pero a veces decidimos meterlas con el resto del equipaje para ahorrar espacio y puede ser una catástrofe en caso de pérdida.

9.- Lleva puestos los zapatos y la chaqueta que más abulten

De esta forma dejarás más espacio libre en la maleta para meter todo lo necesario.

10.- No olvides llevar una bolsa para la ropa sucia

A la vuelta tendrás que llevar en la misma maleta la ropa limpia y la sucia, así que llevar una bolsa en la que meter las prendas que has utilizado te ayudará a no mezclar las dos categorías. Así te asegurarás que las prendas limpias llegarán impecables de vuelta.