En el imaginario colectivo, la lotería es un juego que, generalmente, está asociado a los varones. El ritual de comprar el boleto en el mismo quiosco, compartir jugadas de sorteos especiales con amigos es, ciertamente, bastante masculino. ¡Pero vaya si habrá ganadoras femeninas! Cada semana miles de jugadoras de aquí y allá se llevan premios de toda índole. Y, de vez en cuando, algunas grandes ganadoras pasan a la historia grande las loterías.

Cuatro veces millonaria

La norteramericana Joan Ginther ganó cuatro veces la lotería. ¿Algunos cientos, miles de dólares? Todo lo contrario: su boleta ganadora se llevó, cada vez, premios superiores a los dos millones de dólares. Por eso es que le calza tan bien el título de   “la mujer con más suerte del mundo”.

Joan doctoró en la Universidad de Stanford y se ganó la vida dando clases de matemáticas. En 1993 ganó $5,4 millones en el loto de Texas. Pero no se quedó atrás, y siguió jugando…En 2006 fueron otros dos millones, $3 millones en 2008 y diez más en 2010. ¡Diez millones de dólares! Ganados de la forma más simple: raspando un boleto instantáneo de $50. Ginther, cuya historia fue recogida por todos los grandes medios de los Estados Unidos, se niega a ser fotografiada y no concede entrevistas.

La mujer con más suerte del mundo, además, ha ganado otros 24 premios.

Hay varias teorías sobre el sistema de Joan. Una de las más repetidas, aunque también mitológica, sostiene que conoce alguna fórmula matemática secreta para dar siempre con los números con los que todo el mundo sueña. Sin embargo, la teoría que cobra más fuerza es que Ginther ha comprado decenas de miles de boletos de alto costo, lo que aumenta notoriamente sus posibilidades.

310 millones de razones para cambiar la vida

En Octubre de 2015 otra jugadora de lotería acaparó las miradas de los jugadores y la prensa de todo el mundo.

Cuenta la propia ganadora, Julia Leach, que había comprado un boleto para Powerball antes de entrar en el turno nocturno de la fábrica en la que trabajaba.

“No dormí en 30 horas después de enterarme de que había ganado”, explicó esta (ex) obrera industrial quien tiene cuatro hijos y once nietos. ¿Su plan? Ayudarlos: “los voy a cuidar. No quiero que tengan que trabajar como yo, y que tengan que lidiar con lo que yo tuve que lidiar. Les quiero dar una buena vida”, aseguró en una de las tantas entrevistas que brindó tras su increíble victoria.

Leach eligió el pago al contado de 197.4 millones de dólares, que se transformarán en $140 millones tras la deducción de impuestos.

Una noche inolvidable

Para terminar, otra increíble historia de mujeres ganadoras de la lotería. Como cualquier otra madre, Marie Holmes estaba mirando caricaturas en la televisión con sus hijos una noche cualquiera. ¿Hijos? Sí, cuatro, con solo 26 años. Y encima, soltera. Marie no tenía una vida fácil: pasaba de trabajo en trabajo, ganando el mínimo por hora, hasta aquella helada noche de Enero de 2015 cuando sentada con sus cuatro hijos se le ocurrió chequear los números ganadores del Powerball. El resto, es historia conocida.

Tras revisar una y otra vez los números, tuvo que llamar a su madre para que la ayudara a mirar de vuelta. No había vuelta atrás: los 127 millones de dólares eran suyos. Y entonces, claro, explotó:

“Asusté a mis hijos porque estaba brincando por toda la casa”, le confesó a la CNN luego de su gran victoria. Con los $87.9 millones tras los impuestos Marie planeó asegurar la educación de sus hijos, ayudar a amigos y familiares y, claro, darse algunos gustos, como salir por primera vez de los Estados Unidos para cumplir su sueño de visitar París. Así como Holmes compró su boleto en una estación de servicio, miles de jugadores van a por su sueño de convertirse en millonarios jugando a las mayores loterías mundiales, como el Powerball de los Estados Unidos, para despedirse del trabajo y las preocupaciones materiales para siempre.