¿Las arrastras desde la adolescencia? ¿Te han salido al adelgazar? ¿Después de un embarazo? Si eres una de las pocas mujeres que no tienen estrías, permíteme felicitarte, una de cada dos mujeres las sufre. Sería “normal” que una mujer no tuviera estrías si nunca atravesó por un embarazo, pero estadísticamente lo normal es aquello que corresponde con la media de la población, por lo tanto hoy en día es normal que una mujer tenga estrías.

¿Por qué se producen?

Las estrías son el resultado del rompimiento de las fibras elásticas de la piel. Cuando la piel se estira las fibras con menos elasticidad se rompen creando marcas a las que llamamos estrías. Las estrías recientes son de color violáceo, pues la sangre sigue irrigando los tejidos durante un tiempo aunque encuentre obstáculos, pero al ser insuficiente acaba interrumpiéndose y entonces la estría se vuelve blanca nacarada.

La piel al estirarse no duele, algunas veces puede producir una sensación de ardor ligero o pulsación. Las estrías son más comunes en el abdomen, pero también aparecen en los muslos, las nalgas, las caderas, el busto y los brazos.

¿Cuando aparecen?

En la adolescencia y en el embarazo La adolenscencia y el embarazo son dos momentos peligrosos pues en ambos casos existe un desequilibrio hormonal, que favorece la aparición de las estrías. Durante la gestación se añade además la exagerada distensión de la piel del abdomen; en la adolescencia el rápido crecimiento.

¿Existe algún tratamiento que las quite?

Lo más importante es prevenirlas, los cosméticos específicos mejoran su aspecto si son recientes, pero no las eliminan totalmente. Si tus estrías son de color rosado, actúa inmediatamente con cremas o tratamientos medico-estéticos. Si hace tiempo que las tienes y son blanquecinas, su eliminación es casi imposible.

¿Cuántos tipos de estrías hay?

  • De distensión: Frecuentes en las personas obesas que siguen dietas muy estrictas de adelgazamiento y también en tratamientos con altas dosis de corticoides.
  • Atróficas: Las padecen los deportistas que practican entrenamientos muy duros.
  • De gravidez: Aparecen tras el embarazo debido a la distensión de la piel del vientre y senos y las favorecen los cambios hormonales.

En próximos artículos haremos referencia a las últimas técnicas para combatir las estrías.