Hace unos días me invitaron a vivir una experiencia entre viñedos, de lo más enriquecedora. Fue en un viaje organizado por las Bodegas Solar de Samaniego para hacer entrega del III Premio de Novela Solar de Samaniego, dentro de su proyecto Beber entre líneas.

Beber entre líneas se expresa en los vinos, las Bodegas Solar de Samaniego, la literatura y la gastronomía. Un proyecto donde se fusiona el vino y la literatura, desde los primeros vinos nacidos de La Escobosa, plantación vitícola propiedad de Félix María de Samaniego en el siglo XVIII. Y es que, ¿a quien no le gusta disfrutar de un buen vino y un buen libro?  ¡A mí me parece una fusión perfecta!

El viaje enoliterario fue a Laguardia, en pleno corazón de Rioja Alavesa, donde se encuentran las Bodegas Solar de Samaniego.

¿Qué es Solar de Samaniego?

Para los que aún no le conozcáis, Solar de Samaniego es un grupo bodeguero con medio siglo de historia, que cuenta con viñedos y bodegas en dos de las Denominaciones de Origen más reconocidas: Bodegas Solar de Samaniego, en Laguardia (Álava), dentro de la D.O.Ca. Rioja, y Bodegas Durón, en Roa (Burgos) y dentro de la D.O. Ribera del Duero. Desde 1980 cuenta con uno de los clubs de producto más importantes de España, la Cofradía Solar de Samaniego, un singular club de vinos que lleva de sus bodegas hasta las casas de los Cofrades los mejores vinos, colecciones especiales y ediciones limitadas, además de ofrecerles servicios y propuestas enoturísticas únicas.

Os recomiendo una visita, sus bodegas son una auténtica maravilla. Están rodeadas de un impresionante paisaje de ocres y rojizos que en ese momento nos regalaba el otoño. En ellas se hizo la gala para entregar el premio. El evento fue en el Espacio Medio Millón que tiene la bodega, y si os digo la verdad, he visitado muchas bodegas por muchos rincones de España, pero nunca antes, me había quedado tan impresionada como con las Bodegas Solar de Samaniego.

Espacio Medio Millón, la Catedral del vino de las bodegas Solar de Samaniego por el artista Guido van Helten

El Espacio Medio Millón que fue donde se nombró al ganador, es un entorno que se ha recuperado para el patrimonio cultural vinícola y se ha transformado en Catedral del vino.

Guido van Helten el famoso muralista australiano, fue el encargado de la transformación. El artista plasmó, en siete antiguos depósitos de hormigón de más de 13 metros de altura, el proceso de creación de un vino y un libro a través de la personal visión del artista del proyecto Beber Entre Líneas.

Poder ver esta intervención artística por uno de los mejores muralistas del mundo ha sido una verdadera maravilla. Yo no conocía antes este espacio, pero si puedo decir que Guido van Helten con su arte, le ha dado vida a este espacio olvidado.

Os recomiendo ver el video del proceso de creación de los murales, de Guido van Helten, en las Bodegas solar de Samaniego. Arte en estado puro.

III Premio de Novela Bodegas Solar de Samaniego

Y ahora os voy a contar un poquito del premio, porque me parece un acto muy bonito por parte de las Bodegas Solar de Samaniego.

Los libros, como los vinos, necesitan tiempo para ser reconocidos, por eso el objetivo de las Bodegas Solar de Samaniego en esta tercera edición, realizada en colaboración con Librerías Independientes, es evitar que caiga en el olvido una obra literaria que no ha tenido el tiempo necesario para ser valorada.

El III Premio de Novela Bodegas Solar de Samaniego, se le hizo entrega al novelista, ensayista, librero y profesor de literatura Rafael Reig y a su obra ‘Señales de humo. Manual de literatura para caníbales I’.

El proceso de selección de la novela ganadora, ha sido de dos meses y se ha llevado a cabo por los propios libreros que integran la asociación, quienes han ejercido de expertos sumilleres de libros y han sido los encargados de “descorchar, catar y seleccionar” las novelas que, en su opinión, merecen un mayor reconocimiento entre las publicadas en 2016, por su calidad y porque, dada la vorágine de publicaciones actuales, no han disfrutado del tiempo necesario para ser valoradas por el gran público.

Después de la entrega del III Premio de Novela Bodegas Solar de Samaniego en una gala temática, disfrutamos del resto de los espacios del proyecto: la Tienda-Librería, diseñada por el reconocido interiorista Lázaro Rosa-Violán, la Sala de Fincas, lugar de cata y conversación que permite descubrir la historia de los viñedos, o la Sala

Fábulas&Barricas, que fue mi lugar favorito, donde degustamos una copa de vino y además se pueden leer las Fábulas de Samaniego sobre los toneles donde reposa el vino.

La velada terminó con un coctel exquisito.  Además, pudimos “catar” la novela ganadora a través de varios rincones gastronómicos inspirados en los periodos históricos y literarios reflejados en la obra, acompañados por los vinos de la Colección Beber Entre Líneas. La fusión de vino y literatura se degustó así también en la gastronomía, uno de los ámbitos de expresión del proyecto, que homenajea cada mes a un autor a través de los Menús Beber Entre Líneas.

Sin duda, fue un viaje a un lugar mágico de los más enriquecedor, donde el vino y la literatura se fusionaban a la perfección.

Os recomiendo una visita a las Bodegas Solar de Samaniego , un lugar donde desconectar con una buena copa de vino y un buen libro. No os va a dejar indiferentes