¿Hay diferentes tipos? Sí; ¿hay una para cada tipo de piel? Sí; ¿se puede usar por el día y por la noche? También. Estas y otras dudas, sometidas a análisis por expertas en la materia.

La vitamina C es uno de esos principios activos que aglutinan tantos adeptos como enemigos, y no es de extrañar. Algunas de las causas para amarla son su capacidad para corregir imperfecciones, cómo unifica el tono de nuestro rostro y soluciona problemas de pigmentación, o la luminosidad que aporta al tejido.

Por el contrario, los que la temen es porque han probado fórmulas de vitamina C que, en ocasiones, pueden producir el efecto contrario -aparición de manchas- y, además, una posible irritación por hipersensibilidad. Sin embargo, este último punto responde a aquellos tipos de vitamina C no estabilizada, cada vez menos habituales en formulaciones de última generación tras las cuales hay un intensivo I+D. Así lo expresan expertos como Raquel González, Training Manager de Perricone MD, quien comenta que:

“Se debe acudir a aquellos tipos de vitamina C o compuestos que la incluyen que hayan pasado procesos en laboratorio para estabilizarse. También es importante contar con principios que sean lo más estables de base, a los que además se les pueden añadir ingredientes que aumentan aún más su equilibrio, como son ciertos aceites”. Del mismo modo, hay múltiples tipos de vitamina C que dependen de su origen. “algunas de las vitaminas C más estables son aquellas a partir de tetrahexidecil ascorbato o de fosfato de ascorbato de sodio, por ejemplo”, comenta Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza. Estas expertas analizan tres productos recomendados con esta aclamada vitamina como protagonista, cada uno de ellos ideal para un tipo de piel concreta.

Para pieles secas, mayor potencia y nutrición: Tetrahexidecil ascorbato estabilizado y enriquecido con vitamina F

Las pieles secas o con tendencia a una cierta hipersensibilidad requieren de aquellos productos que mejor las puedan cuidar y tratar. Al contrario de lo que muchos creen, en estos casos los productos a base de vitamina C no solo son recomendables, sino a veces incluso necesarios.

“Cuando recibimos pieles secas, apagadas e hipersensibles solemos prescribir productos como C-Tetra Intense, un combinado de alta potencia que nutre en profundidad, con una variante de vitamina (tetrahexidecil ascorbato) estabilizada con aceite de palma. Es liposoluble, aportando un efecto antioxidante en medio tanto acuoso como oleoso”, explica Elisabeth San Gregorio, directora técnica de Medik8, quien también explica que C-Tetra Intense ayudará a mejorar la síntesis de colágeno, nutrirá gracias al aceite de maracuyá e hidratará por su contenido en vitamina F, también conocida como Omegas 3 y 6, “son ácidos grasos esenciales que no solo hidratan, sino también mejoran la barrera protectora de la piel y ayudan a retener la humedad”. Por último, esta pipeta incluye en su interior ginseng rojo, un gran antiinflamatorio que regenera nuestra piel.

La vitamina C de la ciudad… Ascórbico de socio con actinidia arguta

Las pieles de la ciudad necesitan los mismos cuidados que las de aquellas que viven en zonas menos pobladas, salvo por un detalle, requieren de una atención extra que proteja y trate el tejido de la contaminación. En base a esto surge Daily Vitamin C de Omorovicza que, como explica su directora técnica, Estefanía:

“Este producto de vitamina C es a partir de Fosfato de Ascórbico de Sodio, altamente estable, que se combina con actinidia arguta, que suma un extra un extra al ser otra forma natural de vitamina C, envolviendo dos variables estables de la misma vitamina en una única fírmula”. Así, aunque lleva menor concentración de Ascórbico de Sodio, se compensa con el añadido de la actinina arguta y con otros ingredientes que lo hacen tremendamente complejo, equilibrado y eficiente. “Cuenta con extracto de berro, zinc y niacinamida; también con ácido hialurónico”, añade la técnica.

Este compuesto de base acuosa logra de este modo trabajar la pigmentación igualando el tono, aumentando la luminosidad de la piel y haciendo un filtro de protección medioambiental  que trata el estrés oxidativo, el cual aumenta en áreas de alta contaminación. Además, como todos los productos de Omorovicza, en su fórmula está el Healing Concentrate, un concentrado patentado por la firma para hacer biodisponibles los minerales del agua termal, permitiendo que la piel los asimile.

Este concentrado lo creó Omorovicza junto a un laboratorio que ha sido el responsable también de Daily Vitamin C, algo anecdótico y a resaltar, puesto que este fue el primer laboratorio creador de la vitamina C aplicable a cosmética, lo que les hizo merecedores de un premio Nobel.

Para pieles grasas, vitamina C con sello de doctor

Y no cualquier doctor, concretamente el Dr. Perricone, famoso por ser el responsable de crear algunos de los más potentes principios activos, desgranando completamente el envejecimiento para combatirlo con fórmulas únicas. Entre esos principios, uno de los patentados por él es la Vitamina C Ester, una forma liposoluble de la vitamina C, que comparte origen con la de Medik8, ambas a partir de tetrahexidecil ascorbato: potente, altamente estable y menos irritante, rica en antioxidantes. La Vitamina C Ester da la apariencia de una piel rica en colágeno, alisa, ilumina y minimiza la pigmentación a lo largo del tiempo.

A diferencia de la Vitamina C tradicional, la Vitamina C Ester es liposoluble y fácilmente absorbible para obtener los máximos beneficios antioxidantes. ¿Qué diferencia ofrece con la de Medik8? Mientras que aquella era perfecta para pieles secas, esta lo es para aquellas grasas o mixtas.

“Este compuesto en forma de suero se combina con extracto de romero, un gran antioxidante, y ácido ferúlico, también súper antioxidante, que tiene además capacidad de reparar el daño provocado por los radicales libres, donando parte de su carga para que se auto repare”, comenta Raquel González, quien añade que “también incluye ácido hialurónico, un aporte de H2O que da volumen al tejido. En definitiva, un serum ligero perfecto para devolver la luz al rostro sin acudir a formulaciones pesadas que, en este tipo de pieles, puedan saturar el poro”

¿Podemos usar vitamina C de día?

Hay quienes piensan que la vitamina C puede causar rojeces o hiperpigmentación si se usa por el día, pero nada más alejado de la realidad. Es más, todos estos productos están pensados para usarse tanto por el día como por la noche, y como analiza Elisabeth San Gregorio:

“Muchos creen que la finalidad de alcanzar una mayor luminosidad sólo se consigue durante el día, pero la vitamina C debe aplicarse por la mañana y por la noche. De hecho, esta será la manera de optimizar el tratamiento y garantizar que a medio o largo plazo aparezca iluminado y con un tono uniforme. Si solo aplicamos el tratamiento a medias, nunca conseguiremos los resultados deseados al completo, y desde luego no en el tiempo deseado”.