Así lo asegura la revista Human Genetics que publica la investigación de Hans Eiberg, un ciéntifico danés inscrito a la universidad de Copenhague.

El marrón es el color natural de los ojos de los seres humanos. Sin embargo, durante nuestra evolución una mutación genética, ocurrida en un único individuo, provocó la aparición del color azul. Esta particularidad fue transmitida de generación en generación.

Esta mutación provocó el bloqueo de la melanina, el pigmento que produce la tonalidad castaña en nuestros ojos, permitiendo que la persona en la que se encadenó el fenónomeno genético tuviera los ojos de color azul. Lo asombroso del descubrimiento es que esto sólo ocurrió una única vez.

Esta mutación ocurrió hace unos 6 mil o 10 mil años. Eiberg remarca que la evolución de los individuos con ojos azules ha sido muy correcta ya que “una mutación en una sola persona se ha convertido en 300 millones de copias en 150 millones de personas. Tiene que ser algo relacionado con la selección sexual positiva de los que tienen ojos azules” asegura el doctor.

Estas conclusiones forman parte de la última investigaciónd del Doctor Eiberg quién descubrió que el gen OCA2 era el responsable de decidir de qué color tenemos los ojos las personas.