CUATRO GENERACIONES LO PRECEDEN

Thierry Wasser es el digno sucesor de cuatro generaciones de perfumistas que han escrito la historia de la perfumería. Todos diferentes, pero todos innovadores. Todos han inventado o reinventado perfumes y han explorado incansablemente nuevos territorios olfativos traspasando los límites de la creación. Cuatro trazos únicos que han marcado y continuado la exclusiva impronta olfativa de Guerlain, conocida como Guerlinade.

PIERRE-FRANÇOIS-PASCAL GUERLAIN (1798 – 1864)

Fundó Guerlain en 1828.

“Crear buenos productos, sin renunciar a la calidad. Aparte de esto, ideas sencillas aplicadas con esmero”. Químico, explorador, pionero e inventor increíble, alió a todos los talentos para convertir a Guerlain en la Maison perfumista patentada de Su Majestad la Emperatriz Eugenia y en la Maison de perfumes favorita de todas las cortes europeas en menos de 50 años.

AIMÉ GUERLAIN (1834 – 1910)

La Maison Guerlain inventó la perfumería moderna en 1889. Aimé fue el artífice. En aquella época, los perfumes intentaban recrear los aromas de la naturaleza. Aimé fue atrevido y cambió para siempre la historia de los perfumes: por primera vez, incorporó notas sintéticas a una composición natural. Acababa de nacer Jicky. Único, sorprendente y embriagador.

JACQUES GUERLAIN (1874 -1963)

“Un perfume tiene éxito si su aroma refleja un sueño inicial”.

Jacques Guerlain, con uno de los mejores olfatos del siglo XX, fue también un poeta. Para él, un perfume era un arte en sí mismo. Coleccionista y gran amigo de artistas, compuso 400 creaciones, entre las cuales se incluyen fragancias centenarias mundialmente famosas (L’Heure Bleue, Shalimar, etc.). Además, inauguró la célebre boutique Guerlain en el número 68 de los Campos Elíseos.

JEAN-PAUL GUERLAIN (NACIDO EN 1937)

“Un perfumista debe ir en busca de aromas”.

Jean-Paul Guerlain recibió el apodo del Marco Polo de las esencias. En lugar de las visitas cortas, prefería las estancias largas en una plantación para conseguir un estado de aislamiento que le condujera a la creación. Amante de las mujeres, obstinado y apasionado, no le importaban las modas y buscaba caminos alternativos. Era un jinete experimentado y creó Habit Rouge. Ideó Aqua Allegoria una mañana, a lomos de su caballo, cabalgando entre hierba fresca. A él le debemos Vetiver, Samsara y muchas de las fragancias de culto de Guerlain.