Deslizarse por una chimenea puede llegar a ser una ardua labor si el emisario de regalos y carbón tiene una cintura que sobrepasa con mucho el canon de belleza actual. Unos 150 Papá Noeles y elfos del mundo entero se han reunido en un congreso internacional cerca de la ciudad de Copenhage (Dinamarca) para, entre otras cuestiones, solucionar su problema de sobrepeso.

Uno de los objetivos del congreso internacional, celebrado en un parque de atracciones de Dyrehavsbakken, en la ciudad de Bakken, es salvaguardar las condiciones de salud de los protagonistas de la Noche Buena, que sufren una epidemia que aqueja a gran parte de la poblacion mundial. No se trata de convertir al ciudadano más famoso de Groenlandia en una sílfide sin curvas ni gracejo, sino de adoptar unos hábitos de vida saludables que reduzcan su tallaje y le den un empujón a su sistema circulatorio.

Los congresistas han rehusado someterse a una dieta rigurosa “que truncaría su indispensable buen humor, pero han aceptado comenzar a practicar habitualmente una serie de ejercicios que les pondrán en forma para el próximo diciembre”, tal y como ha relatado Jeans Peder Tornvig, portavoz del congreso anual navideño.

Según una encuesta de la plataforma de entretenimiento infantil Jetix, realizada a 4.000 niños de entre cuatro y doce años el pasado diciembre, la mayoría de los menores españoles considera que Papá Noel ya no está en forma para los tiempos que corren. El sondeo recoge que un 53% de los niños encuestados opinan que tanto a él como a los Reyes Magos “les sobran algunos kilos” y un 59% cree que “deberían comer sano para adelgazar”, incluyendo también algo de ejercicio en el gimnasio, según el 19% de los pequeños.

Por lo pronto, la ‘operación bikini’ de las estrellas de la navidad ha comenzado cambiando el tradicional y cómodo trineo por un recorrido de varios kilómetros en bicicleta, seguido de un desfile a pie por las calles de Copenhage, sin la asistencia de sus queridos renos. Antes de terminar la jornada, los congresistas se han dado un relajante chapuzón en el puerto de la capital danesa para batir luego un récord, el ‘houla hop’ de Papá Noeles más concurrido de la historia.

Otras de las cuestiones abordadas en el congreso anual ha sido la fijación de la fecha definitiva de su día de gloria, ya que muchos de los asistentes se debatían entre el 24 de diciembre, por tratarse de la noche mágica de su aparición, frente a otros, que defendían la sacralidad del día 25. Los más minoritarios abogaron por el 6 de enero, fecha que comparten los seguidores de los Reyes Magos de Oriente con el Papá Noel ortodoxo.

Sólo hubo una ausencia en la reunión estival, la del Papá Noel finés, que defiende su supremacía como protagonista de la Navidad, frente al originario de la isla de hielo. “Le guste o no, Kalaallit Nunaat, es el único Papá Noel, la figura mítica reconocida por casi todos y que habita en la isla de Groenlandia”, ha declarado el portavoz. El Congreso Internacional de Papá Noel se celebra anualmente desde 1963 y durante tres días centra los principales temas y preocupaciones del gremio.